El Centro / Policial

Imputado arriesga condena de 15 años de cárcel

Culpable por matar a víctima, quemar y luego lanzar su cadáver a la basura

Periodista: Hernán Espinoza Jara | Fecha de Edición: 24-05-2013

TALCA.- “El imputado eliminó los restos de la víctima a través del sistema de extracción de basura, mediante la compactación, acción que inequívocamente nos conduce a concluir su muerte, aun cuando no se encontró el cadáver, lo cual resulta explicable por las maniobras a las que fue sometido su cuerpo”.
A partir de este razonamiento, los jueces de la primera sala del Tribunal Oral de Talca declararon culpable al imputado, Francisco Javier Herrera Díaz, de 29 años, como autor de un grave delito de homicidio, cuya víctima fue Orlando Enrique Jara Alcaíno, de 63 años, hecho ocurrido el 4 de marzo del año pasado en la comuna de San Rafael.
El caso criminal fue discutido ante los jueces Wilfredo Urrutia, María Isabel González y Gretchen Demandes, quienes en la tarde de ayer dictaron veredicto de culpabilidad y anunciaron la sentencia para el martes de la próxima semana, a las 13.30 horas. Como parte acusadora acudió el fiscal de Talca, Ángel Ávila, quien tuvo como contraparte al defensor penal licitado, Rodrigo Chávez.

“LE PRENDIÓ FUEGO”
Según estableció el tribunal, los hechos se                    desencadenaron cuando víctima e imputado sostuvieron una discusión, dando paso a que Francisco Herrera sufriera una herida cortante de carácter leve. “Luego de ello, Herrera Díaz lo golpeó fuertemente con un palo en la cabeza, en más de una ocasión, haciéndolo caer al suelo, donde continuó agrediéndolo con el palo, puños y pies”, indica la sentencia.
“Posteriormente lo arrastró hacia el patio y le prendió fuego. Al día siguiente, las cenizas y restos calcinados fueron depositados por Herrera Díaz en el camión de la basura, y trasladados al vertedero El Retamo. El hecho descrito configura el delito de homicidio simple, toda vez que el imputado agredió a Orlando Jara con un elemento contundente y luego le prendió fuego hasta la calcinación”, agrega.
En forma paralela, los jueces descartaron la circunstancia atenuante de “legítima defensa incompleta” que argumentó el abogado del imputado, por estimar que no se configuran sus requisitos legales. El tribunal también desestimó que el imputado haya actuado bajo arrebato u obcecación, por estimar que tampoco hubo provocación suficiente.

CIRCUNSTANCIA
ATENUANTE
Una vez leído el veredicto, el fiscal Ávila presentó como prueba el extracto de antecedentes penales del imputado, el cual no revela condenas previas. Por ello, reconoció dicha circunstancia atenuante, pero agregó que “no existe ninguna otra aminorante, porque el imputado ha hecho uso de su derecho a guardar silencio”.
“En el evento que el tribunal quisiera considerar que le beneficia haber colaborado con la investigación, queremos exponer que la rebaja de pena es facultativa y no obligatoria. En el presente caso, nos parece que no correspondería bajar la pena, por las circunstancias y la forma en que ocurrió este hecho”, indicó.
El fiscal destacó que “no solamente se ha privado la vida a una persona, sino que a sus familiares se les ha privado de darle una cristiana sepultura, porque jamás lo van a poder visitar en un cementerio”. Así exigió aplicar una sanción penal de 15 años de cárcel, por cuanto además un informe presentencial del Centro de Reinserción Social (CRS) de Gendarmería no recomienda beneficios.

 

Compartir en Facebook

1 Comentarios

  • Rubén Sanhueza Gómez
    24 de Mayo 2013 12:13 Horas

    Con todo respeto, este caso es un homicidio calificado y no homicidio simple. Fue asesinato. La pena debió ser mayor.
    Rubén Sanhueza Gómez.

Haz tu comentario

Para hacer un comentario debes estar previamente registrado y haber iniciado sesión.