Jueves, 19 de Julio de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado

Cartas al Director

Abusos contra el Estado

De: - Publicado el 30 de Diciembre 2017

Pagar impuestos para que lleguen al bolsillo de abusadores es algo que molesta y hace desconfiar de la capacidad del Estado para administrar la entrega de beneficios. La Contraloría detectó que, al menos, 86 alumnos que estudiaron con gratuidad en 2016 tenían títulos profesionales y por ello no cumplían las exigencias para postular. Sabemos que el Estado (y, con él, los contribuyentes) es burlado por múltiples individuos: falsos pobres, falsos exonerados, falsos damnificados, etc..
Ahora, han aparecido los falsos “sin título”. La primera preocupación de los responsables de entregar beneficios debería ser que no existan agujeros por donde se cuelen los inescrupulosos (quizás deberíamos llamarlos “robadesayunos” a niños vulnerables). Una vez más, los responsables no hicieron su trabajo. En un país que quiere entregar cada vez más beneficios sociales es inaceptable que lo haga a tontas y a locas, más aun estando consciente, como en este caso, que no iba a ser capaz de controlar el cumplimiento de los requisitos por parte del 100% de los postulantes.
Las sanciones deberían ser draconianas contra los que abusan de las falencias del sistema y aún más duras para los funcionarios, desde Ministros para abajo, que hicieron posibles los fraudes, haya sido por negligencia o complicidad. No se ha sabido de consecuencias contra autores y responsables y, aparte del explícito silencio del Mineduc, el único comentario hasta ahora fue el de un parlamentario, tan complaciente como que 86 alumnos era “una cifra menor en relación al total de estudiantes con gratuidad”.
A nadie se le ocurriría insinuar siquiera que las mujeres asesinadas por sus parejas en Chile son una cifra menor en relación a las mujeres chilenas. No es una cuestión matemática, hay números que, simplemente, deben ser cero.


José Luis Hernández Vidal

Volver