Sábado, 15 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado

Cartas al Director

Araucanía

De: José Luis Hernández Vidal - Publicado el 04 de Diciembre 2018

En 2013 importantes jefes de la Policía de Colombia dijeron que las FARC hicieron entrenamiento de guerrillas en la Araucanía. La captura de unos guerrilleros en la frontera con Ecuador permitió incautar un computador donde también se confirmó la presencia de chilenos de la CAM en capacitaciones que hacían las FARC en la selva colombiana. La detención de los guerrilleros y la incautación del computador de las FARC fueron declaradas ilegales por cuestiones jurídicas. Pero la realidad fue ésa.
En los últimos días ha habido unos 150 atentados incendiarios en la zona. Un acto tan canallesco, tan de maldad pura como quemar un colegio rural sigue impune. No hay en ello ninguna “causa” noble sino la “causa de la barbarie”. Las comunidades más radicalizadas no denuncian a los extremistas, derechamente los encubren. Los cortes de caminos son innumerables. Este sábado fueron quemados 4 camiones y el personal de una planta de áridos resultó fuertemente afectado en su salud mental. En este último atentado, los violentistas vestían ropa de camuflaje. A esto se agrega la existencia de al menos una comunidad (Temucuicui), que restringe el acceso a la autoridad, censistas, etc., pretendiendo ser un Estado dentro de otro Estado, siendo “cómplices pasivos” de esa pretensión el Gobierno actual y los anteriores. La conclusión es que importantes sectores de la Araucanía ya están militarizados de facto por los violentistas, y el Gobierno está completamente sobrepasado.
Cabe recordar las consecuencias en saqueos, destrucción y temor que debieron sufrir muchas personas ante la tardanza, por razones políticas, de la Presidenta Bachelet en sacar a los militares a la calle en Concepción después del terremoto de 2010. Es cierto que militarizar al menos una parte de una región tiene un costo político. Pero seguir la política del avestruz también lo tiene.

Volver