Miércoles, 19 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil

Cartas al Director

Corte no tiene relación con el TER

De: Carlos Carrillo González Presidente Corte de Apelaciones de Talca - Publicado el 03 de Abril 2016

Con relación al reportaje publicado por vuestro medio de comunicación el día Domingo 27 del presente mes y cuyo titular es: “Las pruebas contra el Secretario Relator”, me permito hacer un alcance a dicho artículo.

En la segunda columna, dice lo siguiente: “Además quien ocupa ese sillón debe pasar por una selección en el pleno de ministros de la Corte de Apelaciones de Talca. En este caso, Hurtado contaba con el evidente respaldo de ser hijo de un fallecido ministro de dicho tribunal”. Es por estos dichos incluidos en el mencionado reportaje, que me permito aclarar a vuestro equipo de profesionales y a los lectores de su periódico, que la forma en que es elegido el Secretario Relator del Tribunal Electoral Regional corresponde exclusivamente a ese tribunal, y no a la Corte de Apelaciones de Talca como indica el texto. El tribunal de alzada sólo designa al ministro de la Corte que ejercerá la función de presidente del TER, en conformidad con el artículo 2 de la ley 18.593.

Según el cuerpo legal, los tribunales Electorales Regionales se componen de tres miembros, uno de los cuales será un Ministro de la Corte de Apelaciones respectiva, y los otros dos serán designados por el Tribunal Calificador de Elecciones de entre personas que hayan ejercido la profesión de abogado o desempeñado la función de ministro o abogado integrante de Corte de Apelaciones por un plazo no inferior a tres años.

Asimismo, el TER no forma parte de la orgánica del Poder Judicial y por lo tanto, no existe subordinación jerárquica ni administrativa de esa instancia electoral.

Espero que por medio de estas palabras la comunidad entienda que no es la Corte quien designa al Secretario Relator del TER, y que no se ponga en duda ni se preste para confusión la imparcialidad y probidad, con la que actúa la justicia, puesto que ante la ley todos los ciudadanos tienen los mismos derechos y oportunidades.

Volver