Sábado, 15 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado

Cartas al Director

Defensa a historiador

De: - Publicado el 07 de Diciembre 2018

Extraña la carta del señor Jorge Gálvez Balboa, para atacar (es la palabra exacta) la notable labor de don Jaime González Colville.
Tal vez el firmante no sepa (aunque es difícil no conocerla) la amplia obra de recuperación patrimonial realizada por el académico en cuestión: el templo de Villa Alegre lo gestionó como Monumento Histórico en 1978 por estar en él los restos del sabio Juan Ignacio Molina, quien fue un sacerdote que enfrentó a la doctrina de la iglesia de su tiempo, al darle carácter científico y racional a la historia y la ciencia. En su larga trayectoria, ha logrado similar denominación no sólo a templos, sino que a puentes (del Maule y el Perquilauquén), casas (como el Museo de Yerbas Buenas y Villa Alegre, este último fundado por su colaboración y gestión), zonas de conservación patrimonial (Yerbas Buenas, Villa Alegre, Nirivilo y Huerta de Maule), ha traído hasta nuestra región los restos de ilustres maulinos que descansaban lejos de su cuna (Valentín Letelier, Mariano Latorre, Federico Gana, Malaquías Concha, Max Jara, Guillermo Blest Gana, el recordado Felipe Camiroaga), varios de los cuales están en el Lugar de los Hombres Ilustres del Cementerio de Villa Alegre, también de su gestión y de igual forma Monumento Histórico. A ello agreguemos más de veinticinco libros sobre la arquitectura, ingeniería, urbanismo, personajes, Neruda, instituciones, las historias de Parral, San Javier, la reciente de Linares, Yerbas Buenas, Retiro, etc. Me consta que intentó salvar la casa de Pedro Olmos en Linares incluso mediante un recurso de protección que no prosperó. Ha conformado el mejor archivo sobre el Maule, el cual, digitalizado, está traspasando al Centro Patrimonial de la U. de Talca, para el servicio de los investigadores. No es menor señor Galvez Balboa.
En este momento el Gobierno Regional tiene en su poder un proyecto de su autoría para realizar una historia integral de la Región del Maule.
Sin embargo, en la anterior administración, la Seremi de las Artes y la Cultura, lo declaró “no elegible” para el premio a la gestión patrimonial, en una incalificable injusticia.
El señor González Colville es miembro la Academia Chilena de la Historia. A ese sillón no se llega por amistad ni inscripción, sino que por una obra impecablemente realizada en esta área. Y es el único maulino.
Ahora ¿Qué ha hecho el señor Gálvez en este aspecto al margen de su agresiva crítica? ¿Alzó él la voz por la Casa de Los Cuadrado? ¿Por qué no emprende él las obras que encomienda al señor González Colville? Voltaire escribió: “Generalmente criticamos lo que no somos capaces de realizar”.


Claudio Arriaza del Campo

Volver