Martes, 20 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos

Cartas al Director

Las campañas políticas

De: - Publicado el 10 de Septiembre 2018

Llama la atención que una conocida víctima de abusos de Karadima se haya lanzado a criticar con inusitada vehemencia al ex-nuncio de EE.UU.,Carlo Maria Viganò, quien hace pocos días ha revelado en una carta la red de encubrimientos que tuvieron algunos obispos de dicho país, y que incluye al Papa Francisco, con el cardenal pedófilo McCarrick.
Sin hacerse la pregunta que realmente importa que si las declaraciones de Viganò son ciertas o no, le ha atacado inmediatamente, tachándole de fanático, retrograda, conservador (como si esto fuera malo) y de “llevar su propia agenda”, es decir, le ha descalificado solo por no compartir sus propias ideas liberales. Mismas ideas que él ensalza promoviendo a su amigo jesuita,J. Martín, que hace lobby internacional por la causa LGBT dentro del clero.
Llama la atención que no tome parte junto a Viganò, quien con honesta intención intenta hacer lo que él por largo tiempo ha venido haciendo y pidiendo de la curia chilena, y le reproche de “llevar su propia agenda”, cuando él alaba públicamente a un jesuita impulsor LGBT. ¿Quien entonces lleva su propia agenda?


Luis Felipe Elgueta
Laico tradicional

Volver