Miércoles, 26 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos

Cartas al Director

Pobreza en regiones

De: María Ignacia Fernández Directora Ejecutiva Rimisp Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural - Publicado el 29 de Agosto 2018

Pasadas las primeras impresiones sobre las cifras agregadas de pobreza que reportan los resultados de la encuesta CASEN 2017, vale la pena detenerse a revisar cómo se distribuyen estos resultados entre las regiones del país. Como propone Rimisp en su Informe Latinoamericano sobre Pobreza y Desigualdad 2017, debiera ser un objetivo de política pública asegurar que ningún territorio del país se quede atrás de las oportunidades de bienestar, por lo que pasar del análisis de las tendencias nacionales a revisar la situación de los distintos territorios es fundamental para tomar medidas que contribuyan a revertir la situación de rezago en que aún están algunas zonas del país.
Sabemos que el promedio nacional de población en condición de pobreza por ingresos es de 8,6%. No obstante, 8 de 16 regiones se encuentran sobre ese promedio, siendo los casos más extremos el de La Araucanía y el de la nueva región de Ñuble, que más que duplican el promedio nacional. La no tan mala noticia es, para el caso de La Araucanía, que el ritmo de disminución de la pobreza en la región es mayor que el promedio país, pasando de 18,7% en 2015 a 12,7% en 2017.
Al revisar la situación de pobreza multidimensional observamos que esta se mantiene constante entre 2015 y 2017 afectando a poco más del 20% de los hogares.
Cuando analizamos la situación por regiones llaman la atención dos hechos. Por el lado positivo, el buen desempeño de O’Higgins, que baja de un 23% a un 18% entre 2015 y 2017, única baja estadísticamente significativa, que sitúa a la región bajo el promedio nacional en este indicador.
Por el lado negativo, al medir pobreza de manera multidimensional varias regiones del norte del país, que no registran una situación particularmente crítica en lo que a pobreza por ingresos se refiere, pasan a situarse por sobre el promedio nacional.
Sorprende la situación de Tarapacá, que registra un escaso 6,4% de pobreza por ingresos, que contrasta con un alto 24,9% de pobreza multidimensional. Entender las causas de estas brechas debiera ser una prioridad para las autoridades nacionales y regionales.
Necesitamos políticas públicas diferenciadas que permitan atender las causas de problemas también diferentes. Sobre todo ahora, que gracias a la medición multidimensional tenemos más información sobre los ámbitos en que se concentran las mayores carencias, no podemos sino tomar cartas en el asunto atendiendo a las particularidades de cada región del país.

Volver