Secreto de confesión

16 Agosto   3245   Cartas al Director  

Todo lo que pasa y conocemos desde hace un tiempo a esta parte, sobre las prácticas de algunos miembros de la iglesia, me hizo reflexionar y cuestionarme si el llamado secreto de confesión no es más que incentivar un modo de actuar, que ahora vemos arraigado muy intrínsecamente en la institución de iglesia. Algo que puede llegar a no ser bien visto, acciones ocultas con la esperanza de luego recibir perdón, casi instantáneamente, por una absolución que nos otorga un representante de Dios en la tierra, que confiamos tiene un actuar mejor que el de nosotros. ¿Es más fácil esto que intentar ser un católico de convicciones firmes? ¿Por qué fue, es y sería necesario este secreto? Si quienes creemos en Dios realmente, intentamos actuar de manera correcta, transparente, o es solo un discurso y cometemos tales barbaridades, acciones tan indeseables que necesitamos mantenerlo en la oscuridad. ¿Se creó para salvaguardar la reputación tanto de individuos como de grupos? Creo personalmente que fue y es parte de un modo de vida donde todo mal actuar debe quedar entre cuatro paredes ¿Esconder sus oscuridades, incentivándonos a hacer lo mismo?


Claudia Bonilla