Doctora Susan Bueno

Brote de coqueluche: “En esta época, la bacteria es mucho más prevalente”

La Seremi de Salud informó que se mantienen los 17 casos confirmados y tres pacientes están como sospechosos. Continúa la investigación epidemiológica para conocer el origen del contagio y por los tres lactantes fallecidos nacidos en la Clínica Lircay.

06 Octubre 2017   2147   Crónica   Diario El Centro
Brote de coqueluche: “En esta época, la bacteria es mucho más prevalente”

TALCA.- Luego que el Minsal decretara el miércoles recién pasado brote de coqueluche en la ciudad de Talca, debido a la alta cantidad de casos en un periodo corto de tiempo, urge conocer el origen del contagio y esclarecer si los 17 casos confirmados, tres sospechosos y tres fallecidos por tos convulsiva, responden a faltas de protocolo en los centros médicos donde estuvieron los pacientes, o bien, son parte del ciclo normal de la bacteria “Bordetella pertussis”.

La académica de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Pontificia Universidad Católica de Chile e investigadora del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia (IMII), doctora Susan Bueno, destacó primero que todo, que “estamos efectivamente en la fecha en que se producen los brotes de tos convulsiva, la enfermedad es más prevalente. Terminando la primavera y partiendo el verano es donde más casos de tos convulsiva se dan. Año a año se pueden dar casos que son más severos y se reporta un número mayor de personas infectadas y en otros años, es menor”.

No obstante, igual llamó su atención que exista un vínculo entre los lactantes que fallecieron con respecto al lugar donde nacieron. “Para poder investigar si hay una responsabilidad de la clínica y que no se trata del comportamiento normal de la bacteria, que contagia a niños y adultos todos los años, obviamente hay que poner atención e indagar si es que hay condiciones que podrían favorecer que se produzca la infección durante la estadía de estos niños en ese centro de salud”, indicó la especialista en virus y bacterias.

 

INVESTIGACIÓN

Además, Bueno recalcó que es importante observar si es que los centros de salud donde se atendieron los pacientes, habrían cumplido los sencillos protocolos que previenen la transmisión de microorganismos, normas básicas “de barrera”, como el lavado adecuado de manos, uso de guantes, mascarillas, la esterilización de los instrumentos quirúrgicos y médicos, entre otras medidas que toman los funcionarios de salud.

Pero fuera de eso, está el hecho de que los tres niños fallecidos tenían menos de un mes de vida, es decir, no alcanzaron a recibir la vacuna contra el coqueluche, incluida en el Plan Nacional de Inmunización (PNI), la cual se aplica a los 2, 4, 6 y 18 meses (prevalente); y durante la etapa escolar, tanto en primero como en octavo básico (dTpa).

 

TRANSMISIÓN

“El coqueluche se transmite de persona a persona, básicamente a través de secreciones respiratorias, entonces hay instancias en las cuales hay que utilizar mascarillas para evitar este tipo de transmisión. Los adultos nos podemos infectar con este microorganismo, por lo tanto, es posible que se pueda transmitir la enfermedad desde adultos a niños que no están vacunados. Esta bacteria produce un compuesto que se denomina toxina y produce daño en las células que forman el epitelio respiratorio y al hacer eso, produce un proceso en el cual, la única forma de liberar al microorganismo es a través de la tos”, agregó la doctora.

La tos que se provoca no es común y corriente, es muy intensa y persistente, por eso se le llama “convulsiva”, que no puede parar y que incluso puede durar hasta 10 o 15 minutos.

Cabe señalar que como estrategia sanitaria, se están vacunando a nivel nacional, las embarazadas de 28 semanas de gestación y más; y los funcionarios de los Servicios de Neonatología. La recomendación es a que se respete el calendario de vacunación en el caso de los menores. 

 

Karin Lillo

LOS MAS VISTO