Una fecha sensible para los extranjeros

¿Cómo viven la Navidad los inmigrantes y qué ritos tratan de seguir fuera de su país?

Este es un tiempo para compartir en familia, con los suyos, un espacio de esperanza y recogimiento. Conozca cómo viven esta fecha algunos extranjeros residentes en Talca.

  2355   Crónica   Diario El Centro
¿Cómo viven la Navidad los inmigrantes y qué ritos tratan de seguir fuera de su país?

TALCA.- Louine Louidieu es haitiano y tiene 33 años. Se vino hace un par de meses de su país, con la esperanza de encontrar en Talca un mejor pasar, tanto para él como para su familia, que por lo demás, se quedó en Haití. Así es como, en esta fecha tan especial como es la Navidad, Louine la pasará solo y recordando a su esposa y dos pequeñas hijas.
Afortunadamente, vive con amigos y parientes a dos cuadras de su lugar de trabajo, pero los recursos no le alcanzan para comprar obsequios y sólo celebran Navidad con un plato mejorado: arroz con carne.
En un español muy comprensible, explicó que “compartimos la celebración. Comemos algo especial y bebemos tranquilitos. Será un poquito de arroz con carne, la comida es casi igual. No compartimos regalos porque no tenemos recursos para comprarlos. Acá vivimos solo hatianos, somos ocho, uno de ellos es un bebé. Hoy nos dormiremos temprano porque mañana es feriado”.
En su rostro se refleja la emoción al estar lejos de su país. Además, señaló que no ha sido fácil estar acá y que extraña a sus hijas.

VENEZOLANOS
Pedro Arrieche es venezolano, es constructor civil, llegó en noviembre del año pasado y aún no ejerce su profesión. Reconoce que en esta fecha hay “muchos sentimientos encontrados, pero acá estamos felices porque en realidad nuestro país no estaba cubriendo nuestras necesidades. Por ejemplo en la parte económica y, también, tener nuestras propias actividades. Pero la familia se extraña mucho, las reuniones familiares, las parrilladas y el propio amor de la familia que se extraña más en estas fiestas de fin de año”.
Eso no quita que acá junto a su grupo de amigos y compatriotas festejen al “Niño Jesús” como lo hacen allá en Venezuela.
“Nosotros hacemos una comida navideña muy particular que la comemos antes de las 12 de la noche. Es un plato basado en el pernil, esa es la proteína de ese plato. También hacemos hallacas, que es como una humita pero rellena de guiso, carne, pollo, aceitunas, pasas, etc, y también hacemos pan de jamón. Esto queda parecido al que hacemos en nuestro país, porque nos ha costado conseguir algunas cosas, pero nos adaptamos a lo que hay aquí, pero sí se disfruta, pues”, afirmó Pedro.
Amely Jiménez es la esposa de Pedro y es afortunada, porque también está su madre, Marina Hurtado, viviendo acá. Pese a eso, igual esta fecha le provoca una sensación especial porque “se sigue extrañando a la familia y a los amigos. En realidad, desde que uno se pone adornar la Navidad es nostálgico esto”.
Como todo inmigrante, no le costó a esta pareja hacer nuevos amigos, por lo tanto, las fechas especiales las viven todos juntos.
“Estar con amigos o conocidos reconforta un poco más el corazón, porque al final todos estamos pasando por lo mismo. Pero es innegable que uno se pone a acordarse de todas las navidades anteriores”, señaló Amely.
Por último, compartió sus deseos, lo que le pidió al Niño Jesús o Papá Noel, como le llaman al Viejito Pascuero, “sobre todo mucha salud y que nos guíe en este camino nuevo que es este país y, por supuesto, para que mi país tenga liberación, que haya paz y tranquilidad. Que nuestros familiares que están allá estén bien”, dijo.
Karin Lillo

LOS MAS VISTO