Andrés Zaldívar por fallo sobre la muerte del ex presidente Eduardo Frei Montalva:

“Es la culminación de algo que nunca creímos que en Chile podría producirse”

Para el ex senador por el Maule, el reconocimiento judicial del magnicidio, debe remecer para condenar a quienes actuaron intelectualmente en el hecho. Sobre el subsecretario Luis Castillo, dijo que “tiene un reproche ético”.

01 Febrero   985   Crónica   Diario El Centro
“Es la culminación de algo que nunca creímos que en Chile podría producirse”

TALCA.- “Cuando el Presidente Frei me llamó a Madrid para decirme que se iba a operar, yo fui contrario de que se operara en Chile, porque tenía altas inquietudes de que podrían hacer cualquier cosa”. Así reveló el ex senador Andrés Zaldívar a Diario El Centro el presentimiento que tuvo por la intervención quirúrgica que se le practicó al ex mandatario Eduardo Frei Montalva y que, posteriormente, desencadenaría una serie de hechos anómalos que concluyeron con la muerte, calificada como homicidio por el juez Alejandro Madrid.


“Me dijo: ‘Andrés, me voy a operar porque es muy complejo y poco agradable\' (reflujo por la hernia al hiato). Cuando me dice que se va a operar, yo le dije ‘por qué no se opera acá, en Italia, Francia o España, yo estoy disponible para ver cómo se puede facilitar este tema\'. Y me dijo que no, que aquí había muy buenos médicos. ‘Me voy a operar con un médico de gran calidad que es tu primo\'. Efectivamente, Augusto Larraín era un médico con una vasta experiencia, incluso operaba en Estados Unidos. No me extrañó que él tomara esa decisión con esa confianza”. Ese fue el diálogo que Zaldívar sostuvo con Frei Montalva y que hoy más que nunca le da vueltas al conocer el resultado judicial.
Para Zaldívar, quien fuera ministro de Hacienda de Frei Montalva, el fallo del juez Madrid “no hace otra cosa el juez que verificar de que Frei fue víctima de un homicidio, si bien no calificado sino simple, y del cual participan determinados actores, de lo cual se llega a la conclusión de que son responsables. Pero detrás de todo eso, hay una maquinaria de Estado y hay una responsabilidad de muchas autoridades de ese tiempo, algunas ya muertas como Pinochet, y de algunos que están en vida que participaron y conocieron de esa actividad de exterminio de opositores. Y Frei fue víctima de ello”.

 

MAGNICIDIO
Si bien el ex senador Zaldívar afirma que no hay personas “de mayor importancia o menor importancia, son todos importantes”, sin embargo, lo de Frei Montalva, a su juicio, “es la culminación de algo que nunca creímos que en Chile podría producirse”, refiriéndose al magnicidio, el primero de nuestra historia acreditado judicialmente.


El militante histórico de la Democracia Cristiana (DC) recordó la existencia de laboratorios y de pruebas con personas para la efectividad del gas mostaza. Asimismo, mencionó la muerte del químico de la DINA, Eugenio Berríos, ya en democracia y una serie de hechos tendientes a eliminar opositores, ejemplificado en la eliminación sistemática de las directivas políticas del Partido Comunista.
“Todo esto es una culminación. El fallo de Frei, donde se hace el reconocimiento oficial del magnicidio, puede remecernos internamente, primero, para condenar a todos los que actuaron, tanto directa o indirectamente, encubridores o cómplices, pero también a los actores intelectuales”, afirmó.

 

CHOFER CONDENADO
Andrés Zaldívar conoció muy de cerca a uno de los condenados en este caso. Se trata de Luis Becerra, quien fue el chofer de Frei Montalva y que, años después de la muerte de este último, pasó a ser el chofer del ex senador por el Maule.
“Cuando muere don Eduardo Frei (22 de enero de 1982) y yo regreso del exilio al año siguiente, la propia señora ‘Maruja\', esposa de don Eduardo -ellos tenían una relación muy estrecha como familia y como personas-, me pide que ponga como chofer a Luis Becerra. Desde el año 1985 al 2003, que es cuando Mónica González (periodista) me visita al Senado, yo estando en la presidencia del Senado, me dice: ‘su chofer en un informante de la CNI\'. Y ahí es cuando yo empiezo a hilar muchas cosas que me pasaron”, recuerda Zaldívar.


Una vez sabida la doble vida de su chofer, narra que, un día antes de Semana Santa, decide viajar de Santiago al fundo Esperanza, en la precordillera de la comuna de San Clemente. Fue Becerra quien manejó desde la capital hasta la Región del Maule. Ya estando en el fundo, se va a caminar con él y bajo un castaño decide enfrentarlo. “Le cuento que tengo estos antecedentes sobre él. Me dio un montón de explicaciones, que no relató cosas de gran valor, solo cosas normales, que no tenían mayor trascendencia, que él había sido presionado y obligado, que había sido torturado en su momento, además amenazado porque había sido mirista. Eso lo había llevado a hacer lo que hizo. Yo le dije que podría haber sido explicable eso hasta el año 1990, pero ahora que estando en democracia me debía haber informado, pero guardó silencio, a lo cual, por supuesto, no tuvo respuesta. Le puse término a su trabajo, no lo juzgué, pero la verdad del asunto es que empecé a hilar y a tomar nota que muchas veces de la información que él pudo haber entregado, se producían ciertos seguimientos”.


Con el tiempo, Zaldívar comenzó a atar cabos y atribuye a informaciones entregadas por Becerra algunos hechos y amenazas recibidas. Hay una en especial que le ocurrió en el año 1985. “Un día me colocaron una pistola en el pecho en pleno paseo Ahumada. En el paseo Huérfanos me tiraron un tarro de excremento. Alguien tiene que haber dado el dato de que yo iba a pasar a esa hora, por ese lugar. Era él quien me acompañaba y sabía cuál era mi itinerario”, cuenta.


SOBRE SUBSECRETARIO CASTILLO
Una vez conocido el fallo, más allá de las consideraciones sobre lo que implica el homicidio de un ex mandatario, el foco nuevamente recayó sobre el actual subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, a quien la familia Frei acusa de haber obstruido la investigación y esconder una autopsia.
Para Andrés Zaldívar, “el Gobierno tiene que tomar las acciones que correspondan, ellos verán lo que hacen”, sin embargo, si bien el magistrado en su fallo dice que no hay elementos penales o algo que pudiera relacionar en responsabilidad penal a Luis Castillo, “cuando él toma conocimiento de que existen los elementos de esta famosa autopsia que no fue autorizada por la familia y que se hizo de forma irregular, con Eduardo Frei colgado en una escalera, al lado de una pieza donde había muerto y luego ordena que se guarde en secreto y que todo se lo entreguen a la familia si lo pide, él debió haber llamado a la familia y haberle dicho que tenía eso. ¿Cómo iba a saber la familia que lo tenía o no? Al tiempo después se le comunica que lo tenía, pero este es un tema donde debió haber sido una actitud activa, no pasiva, tanto la Universidad Católica, en el ámbito de la medicina y en el ámbito de sus autoridades. Yo creo que en ese sentido Castillo, tiene un reproche ético”, sentenció.

Claudio Rojas

LOS MAS VISTO
...
Importante golpe al abigeato en Curicó

18 Septiembre a las 11:00   7028  
...
La nueva cara que tendrá el borde río Claro

15 Septiembre a las 10:00   6096