El suministro de energía es de voltaje inferior al adecuado

Falla del servicio eléctrico golpea economía del borde costero del Maule

Cortes de energía hasta tres veces por semana y el bajo voltaje perjudican el funcionamiento de los locales comerciales. Los reclamos correspondientes han sido entregados a la CGE, sin obtener solución.

12 Febrero   1440   Crónica   Diario El Centro
Falla del servicio eléctrico golpea economía del borde costero del Maule

En pleno verano el servicio eléctrico en el borde costero norte de la Región del Maule es cuando más deficiente se comporta y esto se traduce no solo en incomodidades para el turista, sino en pérdidas importantes para el sector comercial, que precisamente espera esta estación del año para recibir ganancias.


La falla del servicio no es un problema nuevo en la zona. Según los lugareños, persiste desde hace más de cinco años. Todos los meses cae el fluido eléctrico, pero se agudiza entre enero y marzo, que es cuando se incrementa el consumo de energía.


El mismo problema se repite en Rancura, Iloca, Duao y Lipimávida. Los afectados han denunciado la deficiencia ante la Compañía General de Electricidad (CGE), pero no han recibido una solución definitiva.


BAJO VOLTAJE
Por estos días, el voltaje regular en Duao varía entre 160 y 170 voltios, cuando lo normal es que sea de 220. A este factor se suma los cortes de electricidad repentinos de por lo menos cuatro horas de duración y suceden unas tres veces por semana.


Con un voltaje por debajo del reglamentario y los cortes imprevistos de energía hay comerciantes a quienes se les ha dañado algunas de las máquinas con las que trabajan o que se ven obligados a cerrar los negocios antes del horario normal, lo que implica la pérdida de insumos y de clientela segura en esta época del año.


Aida Bravo, propietaria de un restaurante y de cabañas para alojamiento de turistas en Duao, varios días de la semana no ha tenido otra opción que cerrar su negocio tres horas antes de lo regular debido a los cortes no programados.


“Uno que tiene negocio espera verano para ganar, porque es lo mejor que hay dentro del año y que nos corten la luz hace que perdamos; además de que esta temporada estival tampoco es que ha estado buena como se esperaba”, lamentó Bravo.


Dos máquinas para preparar café y un refrigerador -valorados en más de dos millones de pesos- se dañaron en la cafetería de Jonathan Muñoz, por la misma causa.


Al ver que parte de sus instrumentos de trabajo se habían averiado solicitó a la CGE la medición del voltaje y, en efecto, comprobaron que era inferior al necesario para lo electrodomésticos. Muñoz lo comprueba a diario al abrir el negocio. Si enciende todos los equipos eléctricos a la vez, se corta la energía, por lo que debe hacerlo paulatinamente. Para no retrasar más la dinámica del negocio en los días cuando más clientes recibe debió invertir en un regulador para los equipos valorado en 200 mil pesos y piensa adquirir un generador de energía valorado en más de un millón de pesos.


“La empresa sabe lo que está pasando, pero no lo quieren arreglar”, señaló Muñoz en referencia a los reclamos que tanto él como otros locatarios han formalizado. En su caso, después de haber formulado la denuncia ante la CGE, recibió un correo electrónico donde la gerencia notificaba que la falla estaba resulta, pero la realidad era otra.


“A nosotros todos los días en la mañana se nos baja el automático de la luz, porque no hay suficiente voltaje para echar a andar el negocio”, expuso Muñoz.

 

INCLUMPLEN CONTRATO
Los locatarios afirman que no tienen ningún atraso con el pago de las facturas, que según el tipo de negocio puede ser de 110 mil pesos al mes.


“Uno está pagando el servicio como corresponde, pero ellos no invierten en solucionar los problemas”, sostuvo Bravo, la propietaria del restaurante.


Con esos antecedentes lo que ocurre es un incumplimiento del contrato por parte de la empresa, según lo observó el presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de la región séptima norte, Ricardo Maureira: “Si nosotros estamos pagando un servicio y todas las cuentas lo que tienen que hacer es responder con el contrato, ellos no están dando el servicio para el cual fueron contratados”.


Los trabajos que hace la compañía prestadora del servicio son muy superficiales, acusó Bravo. Encima, el hecho de que cada uno de los comerciantes tenga que comprar su generador o su regulador de voltaje no es lo que corresponde, apuntaron los locatarios, porque si pagan una cuenta es para recibir un suministro óptimo.


Para llegar a una solución efectiva, sugirieron los afectados, es imperante que la empresa invierta en el mejoramiento del tendido eléctrico.

LOS MAS VISTO