Madre Irene García del Prado

Fallece fundadora de la Congregación de las Hermanas del Buen Samaritano

Mañana el féretro será trasladado desde la capilla del Hogar del Buen Samaritano hasta la parroquia Nuestra Señora del Tránsito de Molina, donde a las 16.00 horas se realizará la misa de despedida, la que será encabezada por el Nuncio Apostólico en Chile, monseñor Ivo Scapolo

  5852   Crónica   Diario El Centro
Fallece fundadora de la Congregación de las Hermanas del Buen Samaritano

MOLINA.- A los 89 años, en dependencias del Hogar del Buen Samaritano de Molina, falleció ayer la fundadora de la Congregación de las Hermanas del Buen Samaritano, madre Irene García de Prado.

Nacida en España, en noviembre de 1970 arribó a nuestro país con la idea de poder “servir a los pobres”. Tras un paso por Talca, en junio de 1978, aconsejada por el obispo Carlos González, la madre Irene se trasladó hasta la ciudad de Molina, donde impulsó la citada congregación, siempre con la idea de levantar una obra “en favor de los más desposeídos”.

De profesión enfermera, su gestión permitió la apertura de una Casa de Acogida para Enfermos Terminales y un Policlínico que, desde 1987, recibe sin discriminación, a enfermos de diversa índole. La religiosa fue testigo del crecimiento del recinto, respecto del cual hace solo algunas semanas se instaló la primera piedra del que será su cuarto pabellón.

Cabe recordar que a mediados del año pasado, debido a una serie de problemas de salud, la madre solicitó dejar el cargo de Superiora General de la Congregación, responsabilidad que recayó en la figura de la hermana curicana Patricia Ibarra.

Respecto a lo que fue su partida, el párroco de Molina, Mauricio Jacques, indicó que la madre Irene estuvo acompañada en dicho momento por “sus hijas quienes integran la congregación”, un par de sacerdotes y un sobrino que se trasladó especialmente desde España, entre otras personas.

 

LEGADO

A juicio de Jacques, el principal legado que dejó la Madre Irene es “el ejemplo de solidaridad” enfocado sobre todo hacia “los más pobres”. Independiente a la tristeza que ha generado la partida de la religiosa, el párroco de Molina señaló que el sentimiento de “gratitud” por su legado misionero es mayor. 

“El Señor se vale de personas como la Madre Irene para darnos testimonio de misericordia, de cariño y de entrega por los demás, especialmente por los que casi nadie quiere, que son los más pobres, los más abandonados”, acotó.

 

ÚLTIMO ADIÓS

Desde ayer en la tarde, los restos de la Madre Irene están siendo velados en la nueva capilla del propio hogar del Buen Samaritano de Molina, lo que motivó el traslado a dicho lugar de una serie de personas y vecinos, a fin de entregarle “un último adiós”.

En lo particular para hoy, si bien se llevarán a cabo varias misas a cargo de distintos sacerdotes, habrá un servicio dedicado en especial a los propios enfermos que son atendidos en el hogar, el cual fue fijado para el mediodía.

También se dispuso de un libro de condolencias para quienes deseen dejar un mensaje de puño y letra.

“Es tanto el cariño que hay hacia la madre, que seguramente mucha gente va a querer venir a rezar por ella y rendirle algún homenaje”, acotó, el párroco de Molina.

Ya para mañana domingo, el féretro será trasladado hasta la parroquia Nuestra Señora del Tránsito de Molina, donde a las 16.00 horas se realizará una misa de despedida, la que será encabezada por el Nuncio Apostólico en Chile, monseñor Ivo Scapolo. El funeral se llevará a cabo en el propio Cementerio  Parroquial de Molina. 

 

DUELO

Por su parte, desde el municipio de Molina, se tomó la determinación de decretar un duelo comunal, de tres días, hasta mañana domingo, lo que implica la suspensión de todas las actividades de corte oficial. Junto a ello, las banderas de los diversos recintos serán colocadas a media asta, lo que también podrán llevar a cabo en sus casas los propios vecinos de la ciudad de Molina.

LOS MAS VISTO