Familia de volantineros sigue cultivando la tradición

Por más de 40 años los Varela Zambrano han vendido, en distintos tramos de la Alameda, los populares volantines.

17 Septiembre 2018   1283   Crónica   Diario El Centro
Familia de volantineros sigue cultivando la tradición

TALCA.- Por más de 40 años la familia Varela Zambrano se ha dedicado a la fabricación y venta de volantines. Al pasear por la Alameda se pueden ver varios puestos de venta de este juguete, que se resiste a desaparecer y que aún sigue siendo el preferido por muchos en esta época de celebraciones patrias.
Patricio Varela Zambrano es volantinero desde hace más de 25 años y aprendió el oficio de su hermano mayor quien lleva más de 40 años elaborando artesanalmente cada uno de los volantines que ofrecen a sus clientes.
Zambrano relata que desde muy chico le gustó ver a su hermano elaborar volantines y más verlos elevarse en el cielo, es por esto que “después de mucho tiempo decidí dedicarme a realizar volantines tan hermosos como los que siempre veía en casa”.
Asimismo, dijo que “anteriormente era un trabajo más laborioso y que necesitaba mayor tiempo de dedicación que el que se utiliza ahora”, ya que antes debían buscar y tallar ellos mismos las varillas para realizar los volantines que eran de un arbusto llamado colihue, pero que actualmente solo con viajar a Santiago consigue las varillas de bambú o palmera, que son productos extranjeros, pero más livianos.
Otra de las vendedoras en todo este trayecto es Ingrid Gajardo, esposa de Patricio Varela y quien también comparte con él la pasión por este arte desde hace 25 años.
Ingrid mencionó que “lo que las personas no saben es el esfuerzo y el largo tiempo de trabajo que conlleva la fabricación de los volantines”, y que para poder tener una cierta cantidad para el mes de septiembre deben empezar el armado desde finales de mayo.
La volantinera resaltó que a pesar que las ventas no son tan grandes como en años anteriores, para este año realizaron más de 300 volantines. Acotó que aún predomina que los clientes sigán prefiriendo el volantín tradicional por sobre las nuevas cometas plásticas.
También en la Alameda se encuentra Berta Espinoza con su puesto “Volantines los Leones”. Junto a su esposo inició hace 30 años la fabricación de volantines y en la actualidad tiene el puesto más grande y colorido de la Alameda.

VENTAS
Algo en lo que coincidieron los volantineros es en señalar que al paso de los años ha venido disminuyendo la venta de volantines, debido, aseguran, a la prohibición del uso de hilo curado, por su alta peligrosidad. Sin embargo, continúa siendo un buen negocio comercializar año tras año los volantines.
Frank Barrios, proveniente de San Rafael, acostumbra todos los años venir a Talca y llevar más de 20 volantines para disfrutar con sus hijos Christofer y Sebastián .

LOS MAS VISTO
...
Crisis del mercado automotriz se agrava en el Maule

13 Septiembre a las 11:00   5398  
...
La nueva cara que tendrá el borde río Claro

15 Septiembre a las 10:00   5265