Vive en la región del Maule desde hace dos años

Haitiano destaca como profesor de cueca: “Es bonito el baile y los pasos… ¡Me gusta todo!”

Sainduc Wilker recibió un reconocimiento de parte del alcalde de Retiro por difundir esta tradición chilena.

  998   Crónica   Diario El Centro
Haitiano destaca como profesor de cueca: “Es bonito el baile y los pasos… ¡Me gusta todo!”

Es un amante de la cueca. De esos que la disfrutan durante todo el año y no solo en Fiestas Patrias. De hecho, la promueve en su círculo al punto de transformarse en instructor. ¡Típico huaso chileno! Mmm... En realidad, no. Se trata de Sainduc Wilker, un inmigrante haitiano de 21 años que vive en Retiro y que acaba de ser reconocido por enseñarle el baile criollo a compatriotas suyos.
“Cuando hay fiestas o cuando voy a otras casas, ahí todos bailan cueca.


Le digo a mis amigos: ‘¿Alguien quiere aprender a bailar?\' Y todos dicen que sí”, comenta el orgulloso profesor.
Su labor pedagógica surge espontáneamente en cualquier momento. “Cuando estoy bailando, los otros se quedan como tímidos, no saben cómo hacer los pasos y me dicen ‘¿me puedes enseñar a hacer unos pasos también?\'. Y ahí empiezo a hacer algunos pasos con ellos”, relata Sainduc.
El joven no escatima en elogios para la cueca. “Es bonito el baile y los pasos… ¡Me gusta todo!”, destaca.

 

INICIOS
¿Cómo nació este amor? “La gente estaba bailando y me gustó. De ahí pesqué mi celular y empecé a buscar ‘cueca chilena\'. Vi videos y aprendí unos pasos”, recuerda Sainduc.
Tras ello, conoció al concejal Mario Landero, quien se transformó en su profesor en esta materia. “Yo le dije que me enseñara un poco más. Le gustó la idea y ahí aprendí a bailar”, valora el joven haitiano, quien reconoce que “no es tan difícil, pero igual hay que ponerle empeño”.
Incluso, Sainduc no descarta la posibilidad de participar en algún concurso de cueca. Aunque por ahora, solo piensa en tener nuevos alumnos que le permitan seguir difundiendo esta tradición criolla. “Quiero ayudar a los chilenos que no saben bailar y enseñarles a hacer unos pasos”, afirma entusiasmado.

 

“ME CAE BIEN
LA GENTE”
Sainduc arribó a Chile hace dos años. “Todos mis amigos y vecinos que tenía allá se vinieron para acá, entonces no quería quedarme solo y me vine también. Ellos me motivaron porque me dijeron que aquí era mucho mejor que allá”, cuenta el joven.
Primero llegó a Longaví, donde ya vivían sus conocidos, pero luego -buscando trabajo- terminó radicándose en Retiro.
Su experiencia en Chile ha sido positiva. “Me gusta todo, me cae bien la gente”, asegura, aunque reconoce que también se han encontrado con gente que lo ha tratado mal. “Hay de todo, igual que en todos lados”, sostiene.
Actualmente, Sainduc trabaja en un campo “haciendo de todo un poco”.

LOS MAS VISTO