Subsecretario de Vivienda y Urbanismo, Guillermo Rolando:

“Las segregaciones socio espaciales siguen siendo muy marcadas en esta ciudad”

La capital maulina crece sin que se refleje, por lo menos estructuralmente, la integración social que se ha propuesto desde los gobiernos. Plantean, por ahora, algunos proyectos para Las Américas.

14 Enero   1270   Crónica   Diario El Centro
“Las segregaciones socio espaciales siguen siendo muy marcadas en esta ciudad”

TALCA.- Se ha reducido el déficit habitacional en la región, pero todavía no hay señales de una real integración social o por lo menos es así en la capital del Maule, donde cada vez más hay más señales de crecimiento. Lo reconoció el subsecretario del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), Guillermo Rolando, quien visitó hace pocos días la región para la presentación y entrega de proyectos de vialidad y casas en Curicó y Molina.


“Gran parte de los barrios en la zona norte tienden a ser más precarios que el centro, por ejemplo. Lo que uno observa es que es una ciudad que logra, por las dimensiones que son más chicas, que haya mucha más interacción, pero las segregaciones socio espaciales siguen siendo muy marcadas en esta ciudad”, admitió la autoridad ministerial en entrevista con Diario El Centro.
Entendiéndola como una debilidad que se mantiene latente, desde la cartera de Vivienda y Urbanismo barajan ciertas posibilidades para cambiar esta realidad a través de la generación de proyectos para, en palabras de Rolando, “densificar de manera equilibrada las ciudades”.


“Este programa de regeneración urbana lo que busca es dar el estándar que, a nuestro juicio, correspondería para ciudades modernas en habitabilidad en estas zonas de ingresos mucho más bajos”, amplió Rolando. Esto se resume en la meta de que familias de “ingresos distintos” puedan cohabitar en edificaciones equilibradas.


En una región donde en los últimos 15 años se redujo el déficit habitacional -si se consideran los censos del año 2002 y 2017, dijo el subsecretario, el primero mostraba que había 30 mil familias que requerían vivienda y en 2017 la cifra bajó a 20 mil- llegar al ideal, reconoció la autoridad, no será sencillo: “Revertirlo no es una tarea rápida ni fácil, pero sí es un discusión necesaria tenerla y, afortunadamente, como cartera tenemos muchas herramientas para empezar a hacerlo”.

 

FOCO EN LAS AMÉRICAS
Como parte de esta gestión de “regeneración”, está considerada la población de Las Américas, uno de los sectores más deprimidos del norte de Talca, para que las familias que obtuvieron su vivienda con ayuda del Estado hace décadas mejoren la calidad de vida.
Cuando se construyó el barrio la prioridad, recordó, era reducir el déficit habitacional y fueron proyectos de viviendas básicas construidas de manera masiva, pero con algunas fallas como las dimensiones, los accesos, la falta de iluminación pública y daños en las veredas.


“Como cartera se pone en la mesa reconocer que nos equivocamos como Estado hace varias décadas atrás”, dijo Rolando. Por tanto, la primera fase de intervención tendrá la participación de los vecinos y ver cómo recuperar la población. Entre las ideas consideradas se ha planteado, por ejemplo, fusionar estructuras para ampliar viviendas, por ejemplo.


Como ministerio y en pro de darle un giro a las gestión, Rolando indicó que más allá de entregar viviendas se ocupan también de los espacios públicos. “Eso nos obliga a no trabajar de manera aislada, sino a ponernos en coordinación con los municipios, con los otros ministerios, con los gobiernos regionales, con empresas públicas y con el sector privado también”, dijo.


Marlyn Silva

LOS MAS VISTO