Doctor Juan Enrique Leiva

Nuevo pdte. Colegio Médico regional: “La ley de aborto me violenta como médico”

Asumió este mes la presidencia del Consejo Regional, cargo que estará vigente hasta el 2020. Entre sus metas está reencantar a los médicos con el gremio, acercarse a la comunidad a través de alianzas y operativos médicos, y poner a disposición de los clubes deportivos las dependencias de la sede regional

  11889   Crónica   Diario El Centro
Nuevo pdte. Colegio Médico regional: “La ley de aborto me violenta como médico”

TALCA.-  Asumió una nueva directiva del Consejo Regional del Colegio Médico, siendo su presidente el ginecólogo Juan Enrique Leiva, que ingresó al gremio en el año 1997, donde fue presidente del Capítulo de Talca, luego como presidente regional y así sucesivamente.

Hoy , su principal objetivo  es reposicionar al Colegio Médico ante la opinión pública, retomar el rol de interlocutor válido. Y es en este sentido que entregó su visión sobre la despenalización del aborto en tres causales específicas.

Para el especialista, “la despenalización del aborto debe ser una discusión seria y científica. Las tres causales que impone el Gobierno, desde mi punto de vista son más ideológicas que necesarias… a nosotros como especialistas, nadie nos preguntó qué opinábamos, nosotros somos los que tenemos que hacer la pega. La ley de aborto a mí me violenta como médico”.

 

CAUSALES

En cuanto a la primera causal, donde el embarazo pone en riesgo la vida de la madre, “no hay ningún médico que se inhiba frente a una enfermedad grave con riesgo vital y un embarazo. Existen muy pocas o casi ninguna enfermedad que exponga a la paciente a esa condición, donde es la madre o el feto… siempre hay una solución o tratamiento intermedio. Incluso se puede hacer tratamiento a la mujer con cáncer y quimioterapia, si el feto aguanta la quimioterapia y nace,  sobrevive es fantástico, si en el intercurso se complica y fallece es una complicación del tratamiento, eso no es un aborto”, explicó el médico.  

De hecho, a su juicio esta causal no debería estar en la ley. Por otro lado, la segunda causa, donde el feto es incompatible con la vida “hoy no existe ninguna certeza médica donde yo le pueda decir a una madre que su hijo va a morir cuando nazca. Para esto necesito un gineco-obstetra en todas las comunas del país y eso no existe, se necesita que a lo menos exista un especialista en Medicina Fetal en la región y eso no es así, y la ley dice que debes tener dos ecografías, realizadas por dos gineco-obstetras especialistas en Medicina Fetal y eso no existe, por lo tanto, esa madre de Punta Arenas va a tener que viajar a Puerto Montt para una segunda opinión. Faltan especialistas”, manifestó.

Puso de ejemplo que los bebés anencefálicos sí presentan una escasa sobrevida, “pero no sabemos si es inmediatamente, porque nosotros mismos hemos tenido niños que sobreviven hasta un mes. Y, las mamás no reaccionan mal ante un niño que nace así, lo cuidan el tiempo que les toque vivir. Entonces, es un tema muy difícil de tratar”.

Por último, respecto a la causal de interrupción del embarazo por violación, es el único tema que a juicio del médico es debatible y conversable. Según su propia experiencia “no ocurren con mucha frecuencia, es decir, los casos de violación externa al domicilio. Las mujeres que son violadas por desconocidos normalmente hacen la denuncia, uno le puede entregar de forma inmediata consejería, entregarle la píldora del día después, que no es abortiva según mis estudios. En el caso de la violación frecuente, originada por un familiar o conocido de la víctima, normalmente llegan cuando tienen 20, 34 ó 36 semanas de embarazo, o, a parir prácticamente”, indicó.

En ese caso, ellos como profesionales no pueden actuar en prevención. “Se hace la denuncia de violación, está preso un tiempo, después lo sueltan, ese pariente va a volver a la familia y hasta se puede perpetuar el delito… porque el acompañamiento que señala la ley no dice que yo voy a sacar a esa víctima de ese núcleo familiar y al violador le voy a prohibir que se acerque 200 metros a esa casa… eso no está en la ley. Al final, la ley dice matar al feto, pero no está erradicando el delito, no asegura que no vuelva a ocurrir. Por último, muchas mujeres que son violadas deciden tener a sus bebés”, puntualizó.

 

OPINIÓN

Su crítica más potente a la nueva ley, indicó que “no permite hacer nada a los médicos. Lo más importante es la opinión de la mujer, no se puede aconsejar, no se puede tratar de cambiar la opinión de la persona, por lo tanto, la ley dice al médico cirujano o al gineco-obstetra actúen, haga el aborto, o sea, es una orden de matar. Cómo me defiendo yo como especialista que no quiero hacer el aborto, quizás si renuncio al hospital, dejo de hacer obstetricia, renuncio a los turnos, pongo objeción de conciencia, pero la institución, el establecimiento no puede poner objeción de conciencia… alguien del servicio va a tener que hacer la pega”, dijo Leiva.

También, que los casos de las niñas o mujeres violadas no deben tratarse en el establecimiento de salud, sí en el Instituto  Médico Legal y en la Fiscalía. “Nosotros somos prestadores de servicios y por último, quién le ha preguntado a los gineco-obstetras sobre qué piensan de esta ley. El Colegio Médico hizo la consulta y más del 80% no está de acuerdo con las tres causales. La despenalización es un tema muy maltratado, muy ideologizado y muy puesto en las marchas. Decir que no al aborto no es ir en contra de la mujer. Aquí hay tres personas involucradas, está la opinión de la madre que es la única que cuenta para efectos de esta ley, pero qué opina el padre de esa guagua, y está el feto que deciden por él. Y estamos nosotros al final, que somos los que tiramos la cadena, que aparte, nunca nos han preguntado si queremos hacer ese trabajo”, señaló.

Karin Lillo

LOS MAS VISTO
...
Cayó peligroso delincuente en Linares

Ayer a las 21:58   2832