Ciudadanos opinan sobre el proyecto del MOP

Nuevo puente Piduco: la esperanza de un alivio para la congestión en horas “peak”

Las obras de conexión entre las circunvalaciones norte y sur tienen avance de 13%, según lo informó recientemente el seremi de Obras Públicas, Francisco Durán. Conductores y peatones evalúan la pertinencia de la intervención vial.

06 Mayo   2269   Crónica   Marlyn Silva
Nuevo puente Piduco: la esperanza de un alivio para la congestión en horas “peak”

Las características del nuevo puente sobre el estero Piduco, en el cruce de la calle 2 Norte con avenida Guido Lebret -cuyo progreso en cuanto a obra física es de un 13%- suponen un alivio para los conductores, quienes en horario peak encuentran en esa zona tráfico denso, lo que es doblemente peor cuando se desarrollan eventos en espacios recreativos cercanos como el Estadio Fiscal, la antigua Fital o la explanada del río Claro.
Lo cotidiano a la altura del estadio de fútbol y del puente sobre el estero Piduco es que entre las 7.30 y las 8.30 de la mañana y por la tarde-noche entre las 19.00 y las 21.00 horas, se alarguen las colas de vehículos.


La diferencia surge cuando hay actividades en alguno de los sitios recreativos de la zona, contó un trabajador del recinto deportivo, Alejandro Reyes. En septiembre con las Fiestas Patrias, en febrero con la Fiesta de la Independencia o cuando el Estadio Fiscal es sede de un torneo de envergadura, los embotellamientos por la Alameda son predecibles, pero en fechas como esas la masividad de los vehículos transitando por la misma ruta, hace más lento el tráfico de lo regular.
Específicamente sobre el puente, de sur a norte, describió Reyes, en los horarios punta a diario se forma un “cuello de botella”.


Testigo de lo pesado del tráfico a determinadas horas del día también es Roberto Águila, conductor de un colectivo de la línea 11. Si la obra va a traducirse en una solución definitiva para descongestionar la vía, ciudadanos como él todavía se muestran reacios a calificar como tal la intervención vial y las obras accesorias que templa el proyecto.
“Como en toda Talca, a las horas peak hay ‘taco\'. Si con esta obra se elimina ese ‘taco\' podríamos decir que está bien hecho, pero si no pasa, no vale la pena la inversión”, dijo sin titubear.

 

DIFICULTAD
PARA EL PEATÓN
Desde que se puso en marcha la obra, parte de la Alameda, entre la 2 y la 4 Norte, fue cercada con mallas y eso dificulta el paso de los estudiantes de las universidades aledañas que diariamente caminan por ese tramo, apuntó como preocupación el trabajador de transporte público.
“A ellos (los estudiantes) les atañe, porque circulan todos los días por ahí. Además, hay ‘hartos\' ciclistas y peatones y no se preocuparon (la empresa constructora) de eso”, indicó Águila.

LOS MAS VISTO