Diputado León y Senadora Rincón lamentan renuncia de 31 partidarios

PDC desestabilizado por crisis de identidad y militancia

El partido de origen centro izquierdista deja ver en profundidad los problemas que afronta.

08 Enero 2018   1804   Crónica   Diario El Centro
PDC desestabilizado por crisis de identidad y militancia

TALCA.- Para el diputado por el Maule Roberto León, la renuncia el pasado viernes de 31 militantes del Partido Demócrata Cristiano (PDC), al que él pertenece, de personajes influyentes como la ex ministra Mariana Aylwin, el ex presidente de Metro Clemente Pérez, el ex ministro Hugo Lavados, el ex superintendente Álvaro Clarke y la ex directora de Sename Delia Del Gatto, entre otros, responde a que no se sentían cómodos con las decisiones del partido.
“Si ella (Aylwin) hubiera tenido interés de que el DC tomara en cuenta sus planteamientos tenía que haber intentado influir y cambiar las políticas a través de los órganos regulares como la junta nacional, pero no lo quiso hacer, renunció”.
Para Jorge Gómez Arismendi, director de Investigación y Estudio de la Fundación para el Progreso (FPP), las renuncias en masa de los militantes del grupo “Progresismo con Progreso” del partido Demócrata Cristiano, responde esencialmente a la crisis de identidad en el que se mantiene sumergida la agrupación política. “Esencialmente responde a la crisis no solo del PDC, sino a la que viene arrastrando la centro izquierda chilena desde hace unos años atrás. Con el primer triunfo de Sebastian Piñera, ´la concertación´ entra en una crisis que la va llevando a tomar posiciones refundacionales y también auto flagelantes de crítica a lo hecho durante los periodos de Patricio Aylwin, Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Ricardo Lagos”.
En la carta enviada al secretario nacional de la falange, Gonzalo Duarte, Mariana Aylwin fue tajante al criticar las acciones ejecutadas por el partido en el que militó por más de 40 años. “La orgánica directiva del PDC está controlada por una estructura que favorece la intolerancia, la descalificación, sin espacios para el debate con altura de miras (…) La Nueva Mayoría dejó de ser una alianza de centro izquierda, al estar bajo una clara hegemonía de una izquierda refundacional (…) La DC ha perdido tanto su influencia política como su perfil moderado y cuidadoso de la calidad técnica de sus propuestas”.
Además, fue enfática al subrayar durante unas declaraciones a El Mercurio que “en el último tiempo había sido muy maltratada. No se puede seguir en una casa donde el marido te golpea todos los días y no te vas”.
Ante tales aseveraciones que denotan una profunda crisis ideológica y de convivencia en el partido, Diario El Centro consultó a la senadora electa por el Maule Ximena Rincón, militante del PDC, quien solo se limitó a expresar que “cada quien libremente puede tomar decisiones y más cuando no se está de acuerdo. Desde mi punto de vista lo lamento. Eso es lo único que diré del tema, el resto lo veremos el consejo nacional o junta nacional”.

ARRINCONADOS
Para el analista Gómez Arismendi, el PDC podría sufrir un proceso de desaparición o irrelevancia en la política nacional, como el que vivió el partido radical, debido principalmente a la crisis de identidad y de militancia que viene padeciendo.
“La DC fue perdiendo la capacidad de imponer agenda. Hoy la presidencia es subrogante, no es preponderante, no hay liderazgo que vaya marcando la pauta, más bien la directiva denota la desorientación dentro del partido”.
La frase del presidente del PPD, Jaime Quintana, “vamos a poner aquí una retroexcavadora, porque hay que destruir los cimientos anquilosados del modelo neoliberal de la dictadura”, fue según Gómez Arismendi, una de las causantes de tensiones dentro del partido pues se dispararon las posturas y los choques de pensamiento y con ello el grupo político se fue “arrinconando”.
Con la candidatura de Carolina Goic, explicó el analista, el partido trató de seguir un camino propio para solventar el problema de identidad, pero fue peor el remedio que la enfermedad, pues la crisis se terminó de acentuar ante la falta de apoyo de los militantes.
“Las nuevas generaciones sufren de demencia senil. Dentro de una eventual coalición de centro izquierda, la DC no tiene eje donde situarse. El papel del partido comunista es mucho más preponderante que el del PDC. El propio Frente Amplio ha considerado al partido como de derecha”.
La solicitud de militantes de base ante el Tribunal Supremo de expulsión contra Mariana Aylwin, Pedro García y Hugo Lavados; y otras ex autoridades como Felipe Sandoval, Clemente Pérez y los ex superintendentes Manuel Inostroza y Álvaro Clarke, entre otros, por haber expresado abiertamente que no apoyaría al entonces candidato presidencial Alejandro Guillier en las elecciones pasadas, fue la gota que derramó el vaso y que hizo que hace pocos días 31 militantes del grupo Progresismo con Progreso renunciaran. Sin embargo, esta medida no sorprendió a los militantes.
Tras el impacto comunicacional que la renuncia ha tenido, desde la directiva se está tratando de amortiguar el efecto. Para Gómez Arismendi, “el partido no genera adhesión de manera transversal. La DC se ha ido izquierdizando, se ha ido desviando de sus principios fundantes, perdió su sentido de origen, es tanto que desde los 90 han dicho ellos mismos que han tenido problemas para ganar partidarios. De esta forma, DC hoy día técnicamente, siendo honesto, es irrelevante en la Nueva Mayoría, no les interesa tenerla, ha perdido presencia, en término político no es gravitante en la toma de decisiones y en términos electorales sin militancia va muriendo”.

EL MOMENTO
Según el diputado León el partido Demócrata Cristiano desde los tiempos de la falange es un grupo político de vanguardia, “desde que nuestros fundadores rompieron con el partido conservador las posiciones de la DC son posiciones de vanguardia que están siguiendo el legado. Si a Mariana no le gusta, está en su derecho de renunciar”.
Asumió la crisis del partido y que las propuestas formuladas hasta ahora no les han interesado a los chilenos, pero destacó que las renuncias de los 31 militantes no tendrán mayor impacto político para la agrupación. “Por supuesto que sí hemos perdido presencia política y en la convivencia nos cuesta escucharnos, pero nuestros miembros directivos están haciendo el mejor de su esfuerzo para conducir a los militantes en tiempos de crisis”.
León aseguró que tal vez este sea el momento perfecto para la refundación del partido. “El PDC está en la oposición, no hay elecciones en dos años y no se están disputando cuotas de poder, de manera que es un buen momento para reflexionar y buscar acuerdos sobre el rol que como partido debemos seguir en la sociedad chilena”.
Fraymar Pagua Rojas

LOS MAS VISTO
...
Confirman perpetua simple para asesino de carabinero

19 Septiembre a las 09:00   16712  
...
Importante golpe al abigeato en Curicó

18 Septiembre a las 11:00   7164  
...
La nueva cara que tendrá el borde río Claro

15 Septiembre a las 10:00   6202