Alejandra Saavedra, psicóloga talquina:

“Sin Teletón mi vida habría sido absolutamente distinta”

Hoy Alejandra tiene 31 años, pero fue paciente de Teletón durante 29 años, rehabilitación que le sirvió tanto física como mentalmente, ya que ha logrado todas las metas que se ha propuesto.

15 Noviembre 2018   1789   Crónica   Diario El Centro
“Sin Teletón mi vida habría sido absolutamente distinta”

TALCA.- En la antesala de la nueva campaña Teletón #ElRegaloDeTodos (30 de noviembre y 1 de diciembre), conoceremos el emotivo y a la vez motivante testimonio de Alejandra Saavedra, psicóloga talquina.
Alejandra nació en 1987, con una deficiencia femoral focal proximal bilateral, es decir, el desarrollo de sus piernas venía en un menor grado, principalmente el fémur en el lado derecho.
Iba a tener dificultades para caminar y por ello ingresó a Teletón en Santiago. En su caso, se optó por amputar el pie derecho y ahí le colocaron sus primeras prótesis, que en ese momento eran rígidas, pero eso no le impidió desarrollarse como una niña normal, al contrario, se propuso aprender andar en bicicleta y a pesar de las caídas, lo logró. También quiso andar en patines y lo hizo.

SE PUEDE
“Pude estudiar, tener amigos, y en ese sentido, mis papás fueron fundamentales, mi mamá sobre todo, que era muy racional, me dejó ser y me permitió no bajar los brazos en ningún momento. Ellos no me permitieron no funcionar, pero eso es gracias a la Teletón porque el primer trabajo que hace Teletón es con los papás porque nos tienen que permitir caer, sacudirnos, pararnos, ser perseverantes. Mis amigos también jugaron un rol muy importante”, manifestó Alejandra.

EN TALCA
Tuvo varias operaciones y le modificaron las prótesis por unas articuladas, lo que significó mayor movilidad e independencia.
Cuando se creó el instituto Teletón en Talca (2006), la joven pidió ser derivada y siguió con una rehabilitación más intensa, que incluso le abrió la mirada a lograr más cosas, como participar en instancias deportivas.


“Con las terapias de kinesiólogos, me inserté de forma más activa y la natación era como el deporte más adecuado para mi patología. Gracias a un convenio que había entre Teletón y la Universidad Católica del Maule, teníamos rehabilitación en la piscina. Fue difícil exponerme a las miradas de otros cuando me sacaba la prótesis por ejemplo, pero me sirvió para aceptar mi cuerpo. Participé en un sudamericano de natación que se realizó acá en el país también”, indicó la joven.



PROFESIONAL
Tras la última cirugía, Alejandra calificaba para egresar de Teletón, como usuaria rehabilitada, situación que le permitiría comenzar otra etapa de su vida de forma más independiente.
Estudió Psicología en la Universidad Autónoma de Chile, sede Talca, porque era la universidad que contaba con mayor accesibilidad para discapacitados, según explicó.
Se tituló y vía concurso público obtuvo su trabajo que hoy la tiene muy motivada, en el Programa de Prevención Focalizada “Remolino”.
“Tuve que dejar un poco el deporte de lado y continuar con mi carrera profesional. Acá llevo trabajando un año dos meses y desde el primer momento me sentí súper acogida y adaptaron todo”, señaló.

 

TELETÓN ES UN REGALO
Luego de estar vinculadada por 29 años a Teletón, cuando egresó Angélica sintió temor y ansiedad.
Gracias a las herramientas que adquirió, ese miedo se fue disipando.
“Sin Teletón mi vida habría sido absolutamente distinta. Quizás habría conseguido algunas cosas, pero Teletón entrega aparte de lo técnico, algo humano, donde te involucra con otros que están viviendo lo mismo que tú y te enseñan que sí se puede”, finalizó.

Karin Lillo

LOS MAS VISTO