Jueves, 23 de Mayo de 2019

Tiempo Libre

Cultura
Ante cancelación de “Voca People”

Deficiencias en la publicidad y altos precios en el análisis por suspensión de espectáculo

Obra se canceló el miércoles pasado por bajas ventas, generando un debate en torno al estado actual de las audiencias en la capital regional.

Periodista: Daniela Bueno - Fecha de Edición: 10 de Mayo 2019

TALCA.- “De nicho” es el término que se usa en el mundo de la producción de eventos para definir a aquellos espectáculos que gustan sólo a un sector acotado de la población, o sea, no son masivos. Es allí donde sitúa el productor local Pablo Ávila el show “Voca People”, suspendido el miércoles pasado en el Teatro Regional del Maule; misma jornada en que se realizaría.

 


Esta, por lo tanto, sería para él una de las principales razones que están detrás de la baja venta de entradas. Cabe recordar que el productor a cargo del evento internacional que mezcla canto a capella y beatboxing manifestó mediante un comunicado que las razones de la suspensión fueron que se había vendido menos del 10% de las entradas, cuestionando de paso si Talca “está buscando otro tipo de espectáculos que ver”.

 


“Si apuestas por un artista de nicho, lógico que el esfuerzo de la producción va a tener que ser más fuerte”, explica Pablo Ávila, que asegura haber traído alrededor de 400 espectáculos desde que se levantó el Teatro Regional del Maule el 2005.

 


De esta forma – sigue- este esfuerzo debe concretarse en la publicidad, que debería ser mucho más intensa, y “haberse trabajado mejor. Si yo veo unos monos pintados de blanco, para mí son mimos, y no entiendo de qué se trata”, señala.

 


Un segundo tema que plantea Ávila atañe al funcionamiento del principal escenario de la región. “Creo que uno de los factores principales es la falta de flexibilidad en el arriendo. Es una determinada suma que te cobran sí o sí, independiente si es un ballet, si es un evento de niños, un evento de humor. Pero no pueden medir con la misma vara”. El productor asegura que en otros teatros no se trabaja así, y que cada evento se valora según sus características, ya que la idea es que productor y teatro sean socios en el esfuerzo.

 


Por otra parte, reconoce que hay productores, principalmente de Santiago, que cometen también el error de cobrar precios que no se condicen con la realidad de esta región.

 


Finalmente, en su análisis, y pese a esta circunstancia puntual y la cancelación también del show tributo a Michael Jackson, el público talquino “no es fome”, ya que responde bien ante muchos shows; por lo que Talca perfectamente puede seguir siendo destino de variados espectáculos que vengan desde afuera.

 

 

CULTURA GRATIS
Desde otro lugar, el actor y productor teatral Héctor Fuentes responde también a otras aristas del debate. En su visión hay un tema cultural muy fuerte en el país que es el de la costumbre por recibir la cultura gratis.

 


“Nosotros como país hemos optado por la decisión de que la cultura es un derecho, y la gratuidad es fundamental”, comenta, puntualizando que esto se dio tras el retorno a la democracia, puesto que “veníamos de un apagón cultural muy grande. Hay un tema también de educación de audiencias”.

 


Dueño del anfiteatro Llongocura, en Curepto, Fuentes tiene la experiencia de haber desarrollado por mucho tiempo el Festival Trilla de las Artes en el verano, donde ha aplicado la política de pedir cooperación voluntaria. “En promedio la gente aporta con 500 pesos. Eso es lo que está dispuesta a pagar por cultura”, indica. Con ello evidentemente no cubre todos los costos, por lo que finalmente siempre debe sacar plata de su propio bolsillo.

 


Reconoce que el problema lo tienen determinadas artes más que otras: el teatro, la danza y la literatura; más que la música.

 


Es por ello que le parece relevante poder ir dando pasos hacia un sistema mixto. “Creo que lo que podemos esperar, por lo menos de aquí a 20 años, es a que la gente esté dispuesta a hacer un aporte junto al Estado, y para eso el Estado puede ayudar haciendo que en los proyectos concursables no te obliguen a no cobrar”, señala.

Volver