Domingo, 21 de Julio de 2019

Tiempo Libre

Cultura
Día Mundial de Paz

La paz se celebró ayer en todo el mundo, y Talca no se quedó atrás

Ayer la Fundación Sonrisas de Paz comenzó premiando a personas e instituciones que trabajan por la paz, y luego, en la tarde, realizó interesantes actividades en la Plaza de Armas, que congregaron a muchas personas que solo pasaban por ahí.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 22 de Septiembre 2017

TALCA.- Ayer  fue el Día Internacional de la Paz. En la región, la fundación Sonrisas de Paz tiene a su líder nacional, Claudio Ortega, quien también es conocido ampliamente por su labor como maestro del yoga de la risa. Es por ello que la celebración de este evento tuvo gran importancia en la capital regional.

El programa del día de ayer comenzó con la premiación de catorce personas e instituciones a las cuales se les reconoció el esfuerzo que hacen día a día por construir una cultura de la paz.

La fundación “Madre Josefa” que acoge a inmigrantes, Koke San Cristóbal, un maulino que viaja por todo el país con un proyecto de intervenciones terapéuticas a través de la risa, el Centro Cultural La Aldea, el Centro Cultural Domodungu, y el Cuerpo de Bomberos de Talca fueron algunos de los reconocidos como “constructores de paz”.

Al respecto, una de las fundadoras del Centro Cultural La Aldea, Javiera Carrera, señaló que el premio lo recibieron con “gran sorpresa. Y le hemos dado una importancia bastante grande, es por ello que asistimos casi todos los socios a la premiación, porque es bonito tener el reconocimiento al trabajo que realizamos en forma altruista. Es muy importante que se destaquen las organizaciones de cualquier ámbito que impliquen trabajo voluntario colaborativo”

“Queríamos que Talca también se uniera a esta comparsa de países que también están trabajando por la paz que hoy es tan necesaria por todo lo que está pasando”, explicó Claudio Ortega, quien agregó que en este esfuerzo los acompaña y apoya una organización norteamericana que se llama Global Prosperity Initiative.

 

BIODANZA Y ENCUENTRO

Para los asistentes a estas actividades también estuvo la sensación de participar de un evento trascendente.

María Mallegas, quien participa en un grupo de biodanza que se presentó durante la tarde en la plaza señaló que “vine porque estamos todos como en esa misma línea, de tratar de buscar la tranquilidad para todo el mundo, no solo para uno como persona”.

En efecto, el momento en que hubo biodanza fue uno de los más especiales de la tarde, Beatriz Salas dijo que “todos los que estábamos transitando por acá por la plaza, los que vinimos y los que iban pasando, nos sumamos a una ronda de biodanza maravillosa, donde pudimos mirarnos a los ojos, sonreírnos, abrazarnos, sin conocer al otro. Y se generó un ambiente de calidez y de hermandad muy lindo”.

 

Daniela Bueno

Volver