Jueves, 23 de Mayo de 2019

Tiempo Libre

Cultura
Representado por su mismo autor: Iván Treskow

Monólogo sobre la migración se presenta en el teatro de San Javier

La obra -que había montado en Francia y Canadá- estará en escena en una sola función, el próximo jueves 16 de mayo.

Periodista: Daniela Bueno - Fecha de Edición: 11 de Mayo 2019

Una obra que reflexiona acerca del vivir en otros países que no son el de origen es la que presentará el escritor, dramaturgo y actor Iván Treskow el próximo jueves 16 de mayo en el Teatro Municipal de San Javier.


En lo que será una única función, se podrá ver el montaje “Los hombres sin rostro”, que se basa en las vivencias del mismo autor durante los años que vivió exiliado en Francia. Se trata además de una adaptación de un libro con sus memorias publicado hace aproximadamente 9 años.
Con esto Treskow vuelve a montar una obra que ya había mostrado en otros lugares del mundo. “El montaje lo presenté unas 8 -10 veces en Francia, al público le agradó bastante. Luego lo presenté en Montreal, Canadá”, cuenta el autor y protagonista.
El interés lo atribuye a que “es un tema de actualidad” en casi todo el mundo, ya que en muchos países está el fenómeno de la migración.

 

REFLEXIONES Y RECUERDOS
Es aproximadamente una hora de monólogo en la cual “Antonio” es un escritor que comenzará a escribir un libro y “van apareciendo sus recuerdos, sus memorias, y hasta proyectarse a la jubilación cuando supuestamente habría vuelto a su tierra de origen”, explica el también director de la recién creada compañía Espiral en Talca. Además, en el transcurso “converso con varios personajes. Voy dialogando con esos amigos que supuestamente están conmigo”.
Así van apareciendo los bemoles que tuvo esta experiencia de llegar a países lejanos, como en el caso de Treskow: a Francia. “Tuvimos muchos problemas de adaptación, de poder encontrar trabajo”, relata. En su caso finalmente encontró un espacio como obrero de la construcción.
“Los obreros son los ‘hombres sin rostro’. A veces pasábamos meses trabajando en un edificio, la gente nos veía por las ventanas. Pero cuando a las cinco de la tarde nos cambiábamos de ropa nadie nos conoce. La gente se cuerda del carnicero, se recuerda del rostro del médico, pero no se acuerdo del rostro de los obreros que estuvieron pintando las ventanas de los departamentos, la fachada del edificio, porque nosotros formamos parte del decorado prácticamente”; relata el autor respecto a la realidad que le tocó vivir.


Además de la reflexión sobre qué implica llegar a otro país, está la de lo que significa volver a la patria después de muchos años, y con qué se encuentran. Por ejemplo, con el prejuicio de muchas personas que piensan que “los que estábamos afuera estábamos con los bolsillos llenos de dinero”.
Finalmente, la obra alcanza también otros temas como el de la falta de participación en la política, que se ha acentuado en el último tiempo.
Al igual que con la obra que dirige con la compañía Espiral, “Neruda eterno”, Iván Treskow llegará también a la sala del Teatro Aleph con su monólogo a fin de mes.

Volver