Terrence Shannon

Los descargos del extranjero despedido de Español por mala conducta

El jugador de 38 años, dialogó con Diario el Centro tras su abrupta salida del equipo. A escasos días de comenzar la Liga de Las Américas, el estadounidense fue desvinculado del club tras distintas situaciones irregulares, según manifestaron los propios dirigentes.

25 Enero 2018   4680   Deportes   Diario El Centro
Los descargos del extranjero despedido de Español por mala conducta

Un comienzo de campeonato para el olvido ha tenido Español de Talca en lo que ha sido la Liga Nacional de Básquetbol. El “Quijote”, más allá del pésimo presente en lo deportivo, ha tenido un sinnúmero de complicaciones en lo administrativo y también en la convivencia de los jugadores extranjeros.
En este último ítem, los talquinos han sufrido con sus refuerzos. Ya en los primeros meses de campeonato, Reggie Okosa dejó la institución sin previo aviso a los directivos, por lo que, inclusive, el club perdió dos compromisos por 20-0, debido a que no presentó a dos jugadores foráneos,lo que le exigía la principal competencia cestera del país. Tras ello, llegó Nate Drayton, quien no encajó en el equipo de Gabriel Schamberger, por lo cual fue rápidamente despedido.

 

NOTIFICACIÓN
Mientras que el viernes pasado, Terrence Shannon fue notificado por la propia Pamela Bórquez, Secretaria Ejecutiva de la Corporación Municipal de Deportes, Activa Talca, de que no seguía en la tienda hispana por una decisión unánime de parte del directorio del club de colonia.
Los motivos, según explicó el propio presidente, Luis Cerda, pasaron por temas de conducta: “Esto venía reiteradamente ocurriendo. Se reclamó, además, sobre la indisciplina por no querer entrenar. Siempre tuvo mala relación con el técnico y, segundo, tenía mala relaciones con el resto del plantel y eso se fue agravando con el tiempo. En la reciente semana, trató de agredir a dos de los jugadores y el entrenador ya había pedido que se le despidiera”, aseguró el timonel del “Quijote” a Diario el Centro.

 

DESCARGOS
Sin embargo, el propio jugador quiso realizar sus descargos luego de su salida, la que catalogó de “injusta”, considerando que, si “hubiese existido mejor comunicación con todos, muchas cosas se hubieran evitado”, sentenció el basquetbolista de origen norteamericano.

 

-Los dirigentes dijeron que había tenido problemas con el cuerpo técnico y también con algunos jugadores, ¿cuál es tu versión?
“Al comienzo de la temporada hubo muchos problemas con el equipo, en aspectos como el transporte y la alimentación. Había diversos problemas; no estaban los dineros para comer diariamente o cuando llegábamos al gimnasio no había agua para beber. Si bien eran cosas pequeñas, de todas maneras, afectaban. Cada vez que había un inconveniente, era muy difícil poder solucionarlos, porque era imposible poder comunicarse, ya que en el club nadie hablaba inglés y cada vez que nos juntábamos con la directiva nadie hablaba inglés, entonces era imposible poder comunicarse. Inclusive en el primer pago recibimos el salario luego de 15 días”.

 

¿Dentro de la cancha tuvo inconvenientes?
“En la cancha nunca tuve un problema con ningún jugador. Obviamente que en una temporada vas a tener discusiones con los compañeros, pero es parte del deporte. Cuando vas ganando está todo bien, pero cuando vas perdiendo hay ciertas cosas que generan roce y eso había que conversarlo. Efectivamente, después de que se fue Reggie Okosa estuve jugando casi 40 minutos por partido, por lo cual intentaba hablar con el entrenador para arreglar las cosas, pero como el no hablaba inglés, costaba mucho hacerlo. Cuando hay distintas personalidades, hay que ajustarse para poder ganar. Cuando estábamos en la cancha, muchas veces la respuesta del entrenador era: Shannon tú has tu trabajo y yo hago el mío. Dentro de las cosas que pueden haber diferencias, son cosas que pasan dentro del partido y el tema es que muchas veces no se hacía caso a lo que tenían que hacer algunos jugadores en defensa o en ataque, no se les decía nada y se cargaba con nosotros porque somos los extranjeros, por eso nos cargaban un poco más”.

 

-Usted era considerado por algunos jugadores y dirigentes como agresivo y conflictivo ¿cómo toma aquello?
“Primero que todo, ellos no sabían lo que estaba diciendo, entonces no sé qué tan agresivo ellos creían que era. Muchas veces no estaba diciendo nada malo, pero si al estar enojado y hablar fuerte se mal interpretaba. Y si has perdido tres o cuatro partidos seguidos, no puedes andar contento porque nosotros somos los extranjeros y se espera mucho de nosotros. Incluso al otro día después de un partido que pierdes, no puedo andar feliz y riéndome. Ahora, si hubiese sido una mala persona, por qué no me liberaron antes y lo hicieron faltando uno o dos partidos para los play off. Eso no lo entiendo. Si hubiese sido realmente una mala persona me hubieran cambiado tiempo atrás. Según una declaración que dio el profesor, en la que decía que el equipo era más importante que un jugador, cómo se entiende que me hayan dejado tanto tiempo si se suponía que yo era una mala persona. Hay cosas que no puedo entender”.

 

-¿Entonces, por qué cree que se tomó esa decisión de echarlo?
“Yo pienso que pasa, principalmente, por el entrenador, porque creo que a el no le gustaba mi forma de ser dentro de la cancha, porque cuando hay que contener a los jugadores, somos nosotros mismos los que lo tenemos que hacer y creo que mi forma de hacerlo no era de su agrado. Otro punto que gatilló esto fue que la semana pasada, con el preparador físico (Vicente Ormazabal), hubo un intercambio de palabras y en realidad estaba jugando y él me increpó y yo respondí, pero es parte del juego. Uno no siempre puede estar serio, hay veces que hace bromas, pero fue solamente eso. Hay momentos que uno se ríe y hace bromas”.

 

- ¿Estuvo al borde de agredir al preparador físico?
“En cuanto a ese incidente, yo patié la pelota en realidad porque estaban haciendo una competencia de quién le achuntaba a las puertas que estaban abiertas y eso fue, y bueno, el preparador físico tampoco sabía inglés, entonces quizás hubo un mal entendido. Desde el comienzo de la temporada sentí que al preparador físico no le agradaba, porque nunca me preguntó cómo me sentía, cómo estaba mi cuerpo. No lo juzgo por su calidad profesional, porque era muy bueno. Sabía lo que hacía, pero en la otra parte que era consultarle a los jugadores como se sentían, lo vi muy lejano y eso era porque no le agradé desde el comienzo de la temporada”.

 

¿Considera injusta su salida?
“Cada vez que entré a una cancha di el 100%. Hay muchas otras cosas, los viajes largos sobre la hora, hay jugadores locales que no se les paga a la hora. Si hubo algún problema por parte de los compañeros hacia mí, el entrenador nunca se me acercó a decirme que había algún tipo de problema, entonces yo no sabía que ocurría. Por eso considero muy injusta mi salida, porque el único problema verbal que tuve fue con el preparador físico. Tres veces a la semana llegaba tarde porque no tenía quien me llevara, y eso fue solamente problema de comunicación. Si eso hubiera sido distinto, todo esto se hubiera evitado. Por ejemplo, el profesor es un muy buen entrenador, pero no había una buena comunicación porque no sabía inglés. Ocurría que en algunos minutos no había nadie que tradujera, entonces yo me sentaba tratando de entender algo”.

 

-¿Esta ha sido una de sus peores experiencias?
“Es mi peor experiencia en relación a la comunicación, pues eso generó todos estos conflictos y malos entendidos. Yo tengo 38 años y creo que sigo jugando a un nivel bastante alto. Puedo jugar los 40 minutos, el tema es que en los entrenamientos quizás se podría haber dado un trabajo diferenciado para poder dar el 100% en los partidos. De todas maneras, me sentí muy bien en la ciudad, la gente me recibió con los brazos abiertos. Cuando andaba en el centro la gente me saludaba. Si tuviera la oportunidad de volver, lo haría, creo que hay que cambiar algunas cuestiones y creo que la forma en la que se refirieron de mí en el Diario no es la correcta y fue poco profesional”.

 

-¿Qué debería mejorar el club para que la experiencia de los extranjeros fuera distinta?
“Sería importante tener un lugar donde, quizás, estén los tres extranjeros tranquilos, que no haya mucha afluencia de gente para tener privacidad y poder descansar como corresponde. Porque muchas veces había gente que ni conocíamos y eso era incómodo. Sería bueno que hubiera alguien que se pudiese comunicar con nosotros, no solamente algún jugador, sino alguien que se preocupara de las necesidades del extranjero. Imagina, estuvimos tres semanas sin internet y sin comunicarme con mi familia y por eso creo que fue poco profesional, porque yo no llamaba al diario para decir estas cosas, entonces encuentro que estas cosas se conversan primero. Dentro de este deporte siempre hay diferencia, entre los jugadores que vienen a reforzar a este equipo y los jugadores que son locales y puede haber discusiones, pero dentro de que no hayan golpes todo se puede arreglar con comunicación”.
Pedro Pablo Herrera

LOS MAS VISTO