El total de su captura no supera una tonelada

Ausencia de la jibia complica la pesca artesanal en las costas del Maule

Son variadas las hipótesis que se manejan sobre el tema que compromete la inversión realizada por muchos pescadores. El aumento de la reineta ha representado, hasta el momento, una alternativa viable

25 Abril   1438   Economía   Michel Hechavarria
Ausencia de la jibia complica la pesca artesanal en las costas del Maule

Protagonista de producciones a gran escala durante el 2018 y una guerra mediática y en las calles a inicios del 2019; la jibia sigue ausente de los botes de pescadores artesanales en la región en lo que va del presente año, tema que preocupa a muchos por las implicaciones económicas y el impacto en este sector de la economía del Maule.

 

Carlos Cerda, director regional de Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), confirmó que la captura del tan buscado calamar es casi nula, ya que sus cómputos no superan ni siquiera la tonelada. “Este año, a la fecha, no hemos tenido prácticamente desembarque de jibia, mostrando cambios bien marcados respecto al comportamiento que se experimentó el año pasado”, sostuvo.

 

La desaparición de la jibia llama significativamente la atención, si se tiene como punto de referencia que para el 2018 “el desembarque de jibia se dio con fuerza a finales de enero, y se extendió hasta agosto. Sin embargo, este año ya estamos a finales de abril y no se han registrado mayores pesquerías en la región”, comentó Ceda.

 

DAÑO ECONÓMICO

La apreciación de Sernapesca Maule fue confirmada por Gustavo Quiroz, presidente de la Federación de Tripulantes de Pescadores Artesanales, el cual aseguró que fueron muchos los pescadores que se endeudaron con la adquisición de motores y otros equipamientos para mejorar las embarcaciones y los métodos de pesca, pensando que este año los niveles de captura serían similares al 2018.

 

De igual forma, Juan Carlos Gallegos, presidente de la Red de Acuicultura de Pequeña Escala del Maule, ratificó que, a raíz de este fenómeno, se contabilizan severos perjuicios económicos por la significativa inversión para mejorar la captura de la jibia.

 

HIPÓTESIS

Para explicar este fenómeno, Sernapesca estima se debe al aumento de la temperatura de las aguas o un cambio de comportamiento natural de los cardúmenes de la especie, sin embargo, aún no existen pruebas concluyentes de estas hipótesis.

 

En esta misma línea, Juan Carlos Gallegos sumó otras versiones, citando estudios de la Universidad de Concepción, donde teorizan que la ausencia de este calamar es producto del cambio en la corriente de las aguas, debido a fenómenos climatológicos como El Niño.

 

El dirigente gremial mencionó otra tesis, como la tardía reproducción de la especie, puesto que los especímenes avistados por los pescadores, aún son muy pequeños para su comercialización.

 

PESCA SALVAVIDAS

De igual forma, Carlos Cerda señaló que, en la actualidad, los pescadores han derivado su atención por otras especies, como es el caso de la reineta y la merluza común.

 

“Este año, el desembarque de reineta ha sido mayor que el año pasado. La flota pesquera se ha orientado a este recurso, porque ha aparecido mucho más. Pese a esto, no alcanza a compensar una temporada normal para la jibia, ya que representaron más de 12 mil toneladas de captura durante el año pasado. Y la reineta, durante el 2019, no debe superar las 2 mil 500 toneladas”, expuso.

 

“Las cotizaciones del kilo de jibia en los puntos de desembarque oscilaban en los 600 pesos, mientras que la reineta fluctuó en los 500 pesos durante el 2018”, confirmó Juan Carlos Gallegos. Por ello, se mostró aliviado ante la extracción de la reineta, la cual -durante el 2018- estaba agotada.

Por su parte, Gustavo Quiroz, aseguró que “la reineta es solo pesca de temporada, porque debe desaparecer a mediados de mayo”.

LOS MAS VISTO