El valor varió entre $36 y $49,8

Tras Ley del Saco se incrementó precio del kilo de cemento

Al pasar el saco de 42,5 kilos a 25 kilos, el valor del producto bajo esta medida se incrementó. Clientes se quejan en ferreterías

15 Enero 2018   8374   Economía   Diario El Centro
Tras Ley del Saco se incrementó precio del kilo de cemento

TALCA.- Se adquieren más sacos de cemento por la cantidad de metros que se necesita trabajar. El pasado 17 de septiembre, entró en vigencia la Ley 20.949, conocida como “Ley del Saco”, con esta se redujo a 25 kilogramos la carga permitida para los trabajadores, a fin de evitar consecuencias para la salud.
La medida obligó a reducir la presentación de productos como cemento, yeso, pinta cal, e incluso, tarros de pintura, que ya no contienen cinco galones, sino cuatro.
No obstante, dichos ajustes han generado quejas en el mercado en los últimos meses, ya que consumidores de productos ferreteros afirman que se redujo el peso en la presentación, más no ocurrió la disminución en igual proporción sobre los precios.
Una marca de cemento de Teno que previo a la Ley del Saco vendía el de 42,5 kilogramos en $4.500, lo comercializa ahora (con 17,5 kilogramos menos) a $3.870, según precio al público. Proporcionalmente, por kilogramo de producto pasó a costar $154,8, luego de que se pagase en $105.
Si el cálculo se realiza entre diversas marcas, la diferencia de precios, antes y después de la aplicación de la referida ley, varió entre $36 y $49,8 por kilogramo.
El cómputo ha representado severas consecuencias económicas para pequeños y medianos constructores, en especial quienes sostenían convencimientos de obras y de compra del producto.
Vendedores de ferreterías relatan que quienes acuden a sus establecimientos a adquirir un par de sacos, también se quejan del precio.
Sin embargo, no ha habido disminución en las ventas del producto.

 

EMPRESAS ALEGAN
“Lo que nos dicen las empresas cementeras, es que por un tiempo se mantuvo el precio y no lo pudieron subir y aprovecharon de colocar el precio normal”, comentó Elia Miño, vendedora de ferretería, quien detalló que quienes generalmente se quejan son los trabajadores de la construcción, aun cuando se les puede ofrecer precios especiales, de acuerdo a la cantidad de cemento comprado.
Otra de las razones “asumida” por los vendedores de rodamiento, a propósito de asumir los ajustes del saco. Dicho gasto se extrajo, entonces, del ajuste hacia la alza del precio por kilogramo.
No conocen con precisión el motivo, sin embargo, subrayan que sólo pueden comercializar el producto al precio dispuesto desde las compañías.

 

ASUMIERON PÉRDIDAS
Lorena Valenzuela, encargada de otra ferretería en Talca, relató que con la transición de los sacos de cemento debieron asumir una importante pérdida de recursos, producto de un acuerdo “grande” que previamente habían sostenido con una constructora. “Eran ochocientos kilos para un cliente. Él los había comprado al precio antiguo y luego nosotros tuvimos que asumir la diferencia”, relató.
“En proporción, hubo un incremento en el precio del cemento. Mucha gente había hecho contratos de construcción, presentaron presupuestos y salieron perdiendo (…) Al final la gente se adapta, se resigna”, expresó la vendedora, quien refirió que en su establecimiento comercian cemento de Biobío.
“Son los pequeños constructores los más afectados, porque ellos siempre están trabajando a sus pesitos (…) Mueven volumen y el precio les afecta”, relató.
Subrayó que los precios con los que comercian son determinados desde la fábrica, por lo cual no pueden ser objeto de rebaja.

 

“EL PROBLEMA NO ES NUESTRO”
Los vendedores de las ferreterías reiteran que el precio es puesto por la fábrica.
Angélica Valenzuela, también vendedora, señaló que ella pide cementó a San Javier y que es allá donde se marca el precio, mismo que en su caso le permite tener un porcentaje de ganancia entre $300 y $400, lo cual refiere que es poco.
“El cliente se queja, pero no deja de comprar. Tiene que comprar, porque al final es como decir que no voy a comprar pan. Se quejan porque cuesta más a partir del porte, pero se necesita”, apuntó Valenzuela, quien reconoció que el ánimo de la Ley del Saco es en beneficio de los mismos trabajadores.

Rosmir Sivira

LOS MAS VISTO