Miércoles, 23 de Enero de 2019

Calidad del aire

Intervalos Nubosos

Editorial

Iglesia del Carmen: ¿dispara usted o disparo yo?

Lo más lamentable es que pareciera esto no tiene para cuando terminar entre las autoridades, lo que claramente puede repercutir en el reinició de los trabajos

Fecha: 23 de Enero 2019

Los trabajos de reconstrucción de la iglesia Santuario del Carmen de Curicó, los que se encuentran inconclusos, y además detenidos, han llamado la atención en la comunidad por la virulencia que a su respecto han desatado entre autoridades locales, las cuales incluso, entre dimes y diretes han metido al ruedo a organismos que supuestamente con sus roles de fiscalizadores, debiera entregar grados de claridad, y no enredar más aun las cosas.
Es que en torno a este proyecto se ha dicho de todo, y en la discusión una buena cantidad de actores del ámbito político se han enfrentado en la arena de la controversia, la que se pensaba quedaría dilucidada gracias a la investigación y revisión que realizó Contraloría regional de la República, sobre algunas situaciones registradas al interior de la iniciativa.
Sin embargo el informe del ente contralor terminó por desatar nuevamente la polémica en la que vienen participando concejales contra la actual administración alcaldicia, y en la que también toman parte consejeros regionales. Estos últimos que exigen mayor claridad sobre la forma en que se han utilizado los dineros, más de 800 millones de pesos, por ellos aprobados para la reconstrucción de la iglesia del Carmen.
El alcalde, en respuesta a los concejales, en cierto modo discrepó con Contraloría calificando como “desprolija” la revisión efectuada, y “con errores garrafales” el informe emitido. De paso le endosó responsabilidad al Gobierno Regional en cuanto a las autorizaciones para pagos y ampliaciones de plazos para las obras de reconstrucción, las que finalmente no llegaron a término.
Así las cosas, los virulentos debates se han transformado en un enredo de aquellos para el ciudadano común y corriente, que aún no entiende si se perdió o no se perdió plata, o por qué los trabajos no han logrado ser retomados pese a que el Gobierno regional nuevamente aprobó dineros para terminar las obras.
Todo esto hace recordar algunos concursos de la década del 80, de los días sábados, como el “Dispara usted o disparo yo”, o “El quien dice la verdad”, ya que a esta altura de la discusión no queda claro, que es lo que en verdad ha ocurrido dentro de este proyecto.
Lo más lamentable es que pareciera esto no tiene para cuando terminar entre las autoridades involucradas, lo que claramente puede repercutir en el reinició de los trabajos. De hecho ya algunas autoridades han reconocido que la actual licitación no ha avanzado como se quisiera, ya que las empresas no quieren verse involucrados en “estos líos”.
Quizás es el momento, y hace rato que es el momento, de pensar en un método para reemplazar con algo más efectivo el “dispara usted o disparo yo”, y salir del enredo en el cual, por ejemplo, este proyecto hoy se encuentra.