Miércoles, 26 de Julio de 2017
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos

Editorial

Otra vez el terminal

Lo que está ocurriendo en el sector es preocupante, la delincuencia en el lugar incluso ha generado una baja en las ventas según los comerciantes, y hay temor por transitar por estas calles. Hasta ahora las medidas para frenar el problema no son suficientes.

Fecha: 26 de Julio 2017

Parece un cuento de nunca acabar, los problemas que se registran en el Terminal de Buses de Talca respecto a la delincuencia y a las personas en situación de calle que duermen ahí son recurrentes y generan temor en la ciudadanía.

Este lunes volvió a ocurrir un hecho lamentable.  Propietarios de locales comerciales denunciaron que las puertas de sus negocios estaban prácticamente obstaculizadas por hombres que se instalaron con colchones y como si fuera poco hicieron fogatas.

“Una fogata que puede incendiar todo el terminal. No podíamos abrir el local porque estaba lleno de borrachos y en las peores condiciones. La situación cada día es peor. Tenemos también la gente drogada que esta por dentro, al público le da miedo pasar porque le piden plata”, dijo una de las dueñas de estos recintos.

Si bien, tras la llegada de Carabineros, las personas fueron retiradas del lugar, para Herrera el despeje de la vía no es un mecanismo suficiente. “Había  como 10 pero a veces hay muchos más. Dicen que es un país libre y no los pueden obligar y ellos no se quieren ir entonces quedamos igual”, comenta.

En el sector, también aseguran que los hurtos se repiten a diario, mucha gente anda pidiendo todo el día alguna moneda y si la respuesta es negativa reaccionan de mal manera.

Lo que está ocurriendo en el sector es preocupante, la delincuencia en el lugar incluso ha generado una baja en las ventas según los comerciantes, y hay temor por transitar por estas calles. Hasta ahora las medidas para frenar el problema no son suficientes.

La administración del rodoviario explicó que tiene un plan de trabajo que desarrolla la municipalidad para atender la situación, que consiste en la reinserción al mundo laboral de estos indigentes

 En cuanto al despeje de las aceras, la administración del recinto, aseguró que es mandato de Carabineros y no de los guardias de seguridad del rodoviario.

Por lo pronto, la permanencia y pernoctación de personas en situación de calle en las inmediaciones del Terminal de Talca, continúa siendo un problema para los locatarios de este punto. Una temática con amplía data y pocos avances, según comentan.

Sin duda, un punto negro de la ciudad y lamentablemente es la primera imagen de Talca para los visitantes que llegan en bus.