Martes, 25 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil

Editorial

Por qué esperar una segunda, tercera, cuarta, quinta vez…

Las soluciones quizás pudieran gestionarse para un poco antes, esa es la sensación que para la comunidad local queda.

Fecha: 25 de Septiembre 2018

Tuvo que ocurrir por quinta vez, en que un jardín infantil fuera “visitado” por antisociales para que la autoridad respectiva, en este caso la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) tomara cartas en el asunto. Aunque fueron particulares, quienes cansados de los robos y daños provocados, que actuaron para con un guardia de seguridad frustrar un nuevo hecho delictual.
Es lo que ha venido ocurriendo en los últimos meses en el jardín infantil Globito, ubicado en la tranquila y tradicional población Mataquito de Curicó, a escasas dos o tres cuadras del centro de la ciudad. Allí se atienden 140 niños de edad pre-escolar, cuyas tías se estaban acostumbrando, cada lunes, a tener que llamar a carabineros para denunciar una nueva “visita” delictual.
Y no solo observar lo sustraído, sino además tener que limpiar la desagradable “marca” que dejan algunos delincuentes en su paso por el lugar afectado. En resumen todo eso ocurrió una vez, pasó el tiempo, y sucedió nuevamente, y luego otra vez, y en tres fines de semanas consecutivos, pese a que las encargadas del jardín alertaron en cada ocasión lo que les afectaba.
Es ante ese escenario que nacen interrogantes de por qué las visitas de los hampones no fueron paradas en la segunda, tercera, o cuarta vez; o por qué no se dispusieron acciones, obras, o medidas que protegieran mayormente a un inmueble que carece de protecciones mayores, tratándose más aun de un centro educativo pre-básico, dependiente de un organismo público: Junji.
Ya en el primer y segundo robo quedó claro que las rejas que separan al recinto con exterior no eran suficientes para evitar la entrada de desconocidos. En el tercer y cuarto ingreso de los hampones, se ratificó que era necesaria la instalación de, a lo menos, una luz con sensor de movimiento o una alarma sonoras disuasiva cada vez que se vulnerara una puerta.
Sin embargo, ha pasado el tiempo y nada de ello se ha materializado, incluso la visita de la autoridad regional de Junji al vapuleado “Globito” recién se produjo hace algunos días, anunciando que vendría un levantamiento de información, lo que finalmente se produjo ayer cuando se estableció que hay que realizar algunas mejoras, algo que todos ya habían avisado y reclamado.
Hay que reconocer que el municipio local no teniendo arte, ni parte en el tema de igual forma desde el tercer robo se involucró en la búsqueda de soluciones, e incluso la autoridad reclamó “con nombre y apellido”, que alguien en esta materia “no estaba haciendo su pega” mencionando claramente la labor no efectuada por la administración regional de estos jardines.
Así las cosas, pareciera que en esta semana vendrán medidas concretas para el ya famoso Globito, pero sigue quedando en la duda para qué esperar, una segunda, una tercera, una cuarta, una quinta vez. Para qué. Las soluciones quizás pudieran gestionarse para un poco antes, esa es la sensación que para la comunidad local queda.