A no olvidarse del Paso Pehuenche

Seguir con esta miopía en cuanto a las potencialidades del paso es inaceptable.

27 Septiembre 2018   7   Editorial   Gustavo Alvarado

Cada cierto tiempo hay que estar haciendo mención respecto a nuestro paso internacional. Es que pareciera que en época invernal, al reducirse la cantidad de días que permanece operativo por las condiciones climáticas, desaparece del foco de atención. Y como eso ocurre, la pasividad se traslada a otras esferas.
Por estos días, el gobernador de Talca, Felipe Donoso, mantuvo una gira con reuniones junto a empresarios turísticos y de transporte de la zona sur de la Provincia de Mendoza, es decir, de los departamentos trasandinos de Malargüe, San Rafael y General Alvear. Esto, en la línea de reforzar la intención de habilitar el Paso Pehuenche para el tránsito internacional de camiones de carga y, con ello, potenciar el intercambio comercial por medio del corredor terrestre.
Sin duda, una acción positiva y proactiva frente al más grande proyecto de infraestructura que se haya desarrollado en la Región del Maule en las últimas décadas, aunque muchos aún sostienen -con una ceguera que irrita- que no es más que una inversión de carácter vial.
A estos últimos hay que recordarles que la infraestructura que se montó abriendo paso entre la dureza de la cordillera, tan solo carretera porque inversión de otro tipo no se ha hecho, ya ha significado réditos económicos por concepto de paso de turistas, similar a los cerca de 150 millones de dólares que se dispusieron a lo largo del desarrollo de todo el proyecto.
Seguir con esta miopía en cuanto a las potencialidades del paso es inaceptable. Por eso es necesario de una ver por todas contar con la implementación necesaria de las herramientas que permitan extender los días de apertura durante la temporada invernal. Asimismo, urge dar el realce que este proyecto se merece y eso solo ocurrirá cuando los mandatarios, tanto de Chile como de Argentina, estrechen su mano en el la explanada del cerro Campanario. No basta que el corte de cinta de una mega inversión histórica, que une a dos países, haya sido con funcionarios de segundo orden y representantes de las máximas autoridades.
Se viene prontamente una nueva edición del Comité de Integración de Chile y Argentina por Paso Pehuenche, la única instancia formal de revisión de acuerdos y compromisos, y que durante dos años no se realizó. Otro indicador del escaso interés político que se ha venido advirtiendo en los últimos años por dar prioridad a este paso y ponerlo sobre la mesa como uno de los puntos altos para el desarrollo productivo de nuestra región.
Es de esperar que no solamente las líneas que de tanto en tanto nuestro medio publica sobre el Paso Pehuenche, sean los recordatorios sobre la presencia de un eje de crecimiento, sino que debe estar siempre en la memoria de quienes tienen los poderes de decisión en nuestra zona.