A prepararse para los tacos

Este “súper lunes” tendrá ingredientes especiales que, tal vez, puedan hacer la experiencia un poco más compleja de lo que habitualmente suele ser.

27 Febrero   22   Editorial   Gustavo Alvarado

La próxima semana, la ciudad de Talca retornará al ritmo habitual con el término de las vacaciones. Los escolares volverán a clases, los universitarios comenzarán a prepararse para un nuevo año de estudios y prácticamente la totalidad de la masa trabajadora estará en el pleno de sus funciones.
Esto hace presagiar que tendremos lo que los medios de comunicación han llamado “un súper lunes”, el que finalmente termina siendo extensivo al resto del año. Los automóviles coparán nuestras calles y, como siempre, los puntos más sensibles en material vial, serán los que pondrán a prueba la paciencia de los habitantes de todos los sectores de Talca.
Este “súper lunes” tendrá ingredientes especiales que, tal vez, puedan hacer la experiencia un poco más compleja de lo que habitualmente suele ser. Cabe recordar a los automovilistas que el puente de la calle 2 Norte, sobre la ruta Cinco Sur, aún está a medio habilitar porque pese a que fue “cortado” en su momento por la urgencia de ser reparado, pasó todo el periodo estival y aún sigue a la espera que se cumplan los procedimientos administrativos para la ejecución de las obras. En concreto, para quienes se dirijan al centro de la ciudad desde el sector oriente de la ciudad, por la comúnmente atiborrada 2 Norte, se encontrarán con un “cuello de botella” al pasar por sobre la carretera.
Quienes habitan en el sector surponiente de Talca, o más bien dicho son parte del límite norte de la comuna de Maule, nuevamente tendrán que armarse de paciencia porque volverán a enfrentarse al nudo vial que se genera en la intersección de la Avenida Colín, con la ruta Culenar-Chacarillas, la calle Duao y el acceso a la Villa Puertas del Sur. Una petición de solución que se arrastra hace años, aún está “en estudio”. Una rotonda pareciera ser la solución que se ha planteado por los organismos técnicos, pero la duda sigue siendo por qué nadie ha tratado de enmendar ese problema que afecta a miles de personas.
Para quienes acostumbraban acceder al centro de la ciudad por calle 6 Oriente, se encontrarán con una pista menos producto de la construcción de una ciclovía. Un hecho a tener en cuenta porque el espacio para la circulación de los vehículos será más reducido, lo que, sin duda, provocará tacos en esa calle en toda su extensión por el sector céntrico de la ciudad.
Es de esperar que se adopten las medidas que permitan un desplazamiento por la ciudad sin tanto caos. Pero lo más esencial es que los mecanismos de mitigación no solo sean para el llamado “súper lunes”, sino que se aborden de una buena vez las obras necesarias para que el desplazamiento vial sea óptimo.