Accidentes urbanos en Linares

De no reaccionar este asunto se va a escapar de control.

21 Abril 2018   4   Editorial   Gustavo Alvarado

El crecimiento automotriz de Linares y las calles coloniales tienen en vilo a los habitantes de la comuna, dado el alto número de accidentes de tránsito que se ha originado el último tiempo, dejando personas lesionadas y daños materiales millonarios.
Lamentablemente, pese al insistente llamado de Bomberos y Carabineros, ha sido imposible que los conductores tomen conciencia de manejar a la defensiva y atentos a los desplazamientos vehiculares.
Ejemplo de lo anterior son los permanentes accidentes y colisiones que se producen en avenida Chorrillos con Yerbas Buenas y avenida Presidente Ibáñez; Arturo Prat con Valentín Letelier; Colo Colo con San Martín; Arturo Prat con Maipú, entre otros puntos.
Esta última semana las colisiones no han cesado. Por ejemplo, el lunes en el enlace o trébol de acceso a Linares con avenida Aníbal León Bustos se produjo una triple colisión entre un camión y dos vehículos livianos y ayer la situación fue caótica. Dos accidentes un atropello en menos de una hora. El primer choque en Ibáñez con Chorrillos (allí existe semáforo); el segundo en Chorrillos frente a la población José María Bari; y el tercero en calle Independencia con Chacabuco.
El comandante del Cuerpo de Bomberos de Linares, Rodrigo Beals reconoce preocupación por la seguidilla de choques y el manejo de los linarenses. “El año pasado tuvimos una gran cantidad de accidentes en el casco antiguo (Rengo por el sur, Brasil por el oriente, Ibáñez por el norte y Yungay por el poniente). Este año seguimos igual y algunos choques han sido realmente muy violentos. El llamado es para que tomemos conciencia y manejos de mejor forma, respetando la señalética y la distancia entre los móviles”, acotó.
El oficial policial expresó que en cada accidente hay negligencia del chofer, dado que en varias esquinas hay semáforos y de igual forma se producen choques. “El estrés laboral y familiar tiene complicado a los conductores. Hay que tratar de levantarse más temprano y así evitar la congestión y el exceso de velocidad”, relata.
Un dato no menor para entender esta problemática es el aportado por el alcalde de Linares, Mario Meza. El año 1940 Linares tenía 30 mil habitantes y algunos autos. Hoy día la urbe suma 100 mil personas y un parque automotriz de 35 mil vehículos. Esto explica el problema y la urgencia de acelerar los mejoramientos viales latamente discutidos y prometidos, y que hoy están derechamente atrasados. Urge, además, que el municipio potencie la semaforización y es urgente impulsar una campaña educativa local para prevenir los accidentes en el área urbana. De no reaccionar este asunto se va a escapar de control. Carabineros también tiene que potenciar su fiscalización con controles de velocidad en algunas pistas de la comuna.