Acción integral contra violencia escolar

Es tiempo de salir del “modo de alerta”, para empezar a identificar, detectar y enfrentar a quienes son víctimas y a quienes son victimarios

10 Agosto 2017   5   Editorial   Gustavo Alvarado

En Cauquenes cerca de cuatro mil estudiantes de educación pre-básica, básica y media estudian en los distintos establecimientos existentes en la comuna. Alumnos que a diario deben enfrentar el desafío de aprender nuevos contenidos y de obtener buenas calificaciones, que les permitan continuar sus estudios técnicos o profesionales.

La ansiedad por adquirir nuevos conocimientos es propia de la juventud, pero es evidente que ésta no sólo se genera por las ganas de aprender, sino que está aquella provocada por la angustia de ser una “posible” víctima de bullying o violencia escolar de parte de algún compañero o compañera de aula.  

Hecho que lamentablemente va en aumento en nuestro país, que se hace cada vez más habitual en los noticieros donde informan de agresiones entre estudiantes e, incluso, suicidios de niñas y niños que no tuvieron las herramientas necesarias para  enfrentar –y superar- la violencia a lo que fueron víctimas.

Dura realidad es la que reflejan los medios informativos, la cual es avalada por datos proporcionados por algunas investigaciones hechas en Chile, las que evidencian el panorama nacional sobre bullying.

Hace un par de años, el ministerio del Interior realizó una investigación. En ella se indica que el 10,7% de los estudiantes reportan haber sufrido bullying de parte de sus compañeros, presentándose un 7,6% en colegios particulares, un 9,8% en subvencionados y un 12% en municipales.

Incluso, la OMS realizó una encuesta mundial sobre violencia y salud de estudiantes de entre 13 y 15 años, en la cual participó Chile, indicó que un 42% de las mujeres y un 50% de los varones reportan haber sufrido bullying en los últimos 30 días, en un contexto en que el reporte de los demás países  fluctuaba entre el 20 y el 65%.

Sin duda, las cifras muestran que la violencia escolar es un problema transversal en las escuelas en estos tiempos. Por ello, se hace preciso que a nivel de Estado se tome conciencia real del problema, para elaborar estrategias que permitan prevenir y detener la violencia en las escuelas y establecimientos educativos chilenos.

Para el alcalde Juan Carlos Muñoz, la violencia al interior de los establecimientos educacionales de Cauquenes es un tema que preocupa. Por ello, junto a la Oficina de Protección de los Derechos de la Infancia (OPD), firmaron un compromiso que ratifica el trabajo que se realiza –y se debe ejecutar- al interior de los colegios y liceos cauqueninos, para evitar la violencia entre los alumnos.

El edil recalcó que se realizaran acciones que permitan apoyar el trabajo de la ODP, con la intensión de evitar la violencia escolar,  “combatir de forma temprana el bullying en los colegios cauqueninos”.

Desde el municipio local, se da un paso importante que permitirá crear conciencia del problema. Pero es preciso que se sumen más actores. En aquellos lugares donde se han implementado estrategias que involucren estudiantes, profesores, padres, directivos de establecimientos educativos y autoridades gubernamentales, se ha atacado el problema de manera integral, erradicando en el mejor de los casos la violencia de sus aulas de clases y patios del colegio. 

Es tiempo de salir del  “modo de alerta”, para empezar a identificar, detectar y enfrentar a quienes son víctimas y a quienes son victimarios, para intervenir y evitar que otro  niño o niña “dañada” por la violencia.