Albergues oportunos

Este es, sin duda, un serio problema humanitario que no es posible desconocer, aunque muchos prefieran mirar para el lado y hacer como que no existen.

24 Mayo 2017   5   Editorial   Gustavo Alvarado

El lunes fue encontrado el cuerpo de un hombre en situación de calle que falleció cuando dormía a la intemperie en un servicentro de la ciudad de Curicó como consecuencia de las bajas temperaturas que han afectado a la zona central desde el fin de semana.

Según se ha señalado, esta persona de 62 años no era usuario de los sistemas sociales, aunque había sido contactado para que asistiera a un centro diurno donde se le prestarían diversos servicios  psicosociales y de salud. Sin embargo, nunca se presentó.

En nuestra región hay una gran cantidad de personas que viven en las calles y es posible verlos en las inmediaciones de mercados, terminales y plazas, donde pernoctan y piden dinero para poder subsistir.

Este es, sin duda, un serio problema humanitario que no es posible desconocer, aunque muchos prefieran mirar para el lado y hacer como que no existen.

Más allá de las razones objetivas de por las cuales estas personas abandonaron sus hogares, requieren de una atención preferente del Estado a través de sus organismos especializados.

De ahí que llama la atención la tardanza en habilitar los albergues dispuestos por la autoridad para recibir durante los meses más fríos a todos aquellos que requieren un techo, una cama y plato de comida caliente.

Recién el viernes pasado en la tarde se recibieron los antecedentes y balances de las entidades que realizaron esta tarea el año pasado y de ahí vino la adjudicación del programa Noche Digna para este año.

Por ello, se señala que a fines de la próxima semana estarían habilitados dos de los tres recintos que estarán en funcionamiento en la región.

El seremi de Desarrollo Social ha indicado que el proceso se encuentra en su etapa normal, aunque “este año se nos adelantaron los días más fríos” y recalcó que “todos los años no son iguales, estos son procesos de licitación pública y los plazos son relativamente estandarizados en el tiempo”.

Sin duda hay procedimientos que seguir, pero es evidente que es necesario adelantar los plazos de manera que los procesos se realicen a fines del verano para que los albergues estén a disposición de quienes los necesitan en los plazos oportunos. En caso contrario, estamos añadiendo un sufrimiento innecesario a seres humanos que enfrentan condiciones extraordinariamente adversas. Ese es, ni más ni menos, el rol que les compete a los organismos encargados de ello.