Ancoa original

Si bien es cierto el “Ancoa de los sueños” ha sido un potente aliado para el mundo agrícola, no tiene el impacto que en su instante se debatió.

04 Marzo 2017   14   Editorial   Gustavo Alvarado

Los regantes linarenses están empeñados en apurar la construcción del denominado “embalse Ancoa original”, una obra de riego que les permitiría potenciar el desarrollo agrícola de la zona.

Se trata de una inversión, según el timonel de la junta de vigilancia Pedro Pablo Campos, que está priorizada por el Gobierno de la Presidenta de la República, Michelle Bachelet.

“Es una obra emblemática para nosotros y que nos permitiría potenciar el tema riego y aprovechar un sistema que está funcionando muy bien”, comentó el dirigente.

El embalse Ancoa original está ubicado 30 kilómetros al oriente de Linares. Las obras quedaron paralizadas a fines del 1970 por problemas de filtraciones. La idea es aprovechar la  infraestructura que está construida y habilitarla para riego. Es una presa bastante más grande que el tranque recientemente construido. Además hay zonas que están expropiadas. “Esperamos que exista la sensibilidad en nuestras autoridades. El Seremi del Agro, Jorge Céspedes, está consciente del tema y el Ministro de Agricultura nos respalda”, añadió Campos. Durante el período de construcción  se alcanzaron a terminar las obras de desviación, que consisten en la ataguía y el túnel de desviación, el colchón disipador de energía del vertedero, la parte inferior del núcleo del muro y el escarpe de la zona de empotramiento en el lado izquierdo.

Sostuvo que la única forma de potenciar el agro, los nuevos negocios y crecer en empleo es asegurar el riego, dada la sequía que afecta a Chile y el cambio climático.

“Por eso esperamos apurar esta obra, comprometer a nuestros líderes y sensibilizar al nivel central de la importancia de estas mega estructuras”, acotó el dirigente.

En cuanto al embalse Ancoa ubicado en el sector puente “La Selva”, Pedro Pablo Campos reconoció su gran impacto en el riego, pero no así en el turismo. “Nosotros tenemos una asociación que reúne a los regantes del Ancoa, Melado y Achibueno. Es una sociedad civil que está preocupada de estas materias.  Actualmente el embalse es manejado por Obras Públicas.

“Esperamos  una vez que sea entregado a nuestra administración trabajar en el tema turístico, dado que hay otras experiencias (Puclaro) muy exitosas y que permiten generar nuevas negocios. Además, ya estamos terminando la central de pasada y que nos permitirá mitigar el pago por el esta obra y apoyar a nuestros agricultores”, subrayó.

Si bien es cierto el “Ancoa de los sueños” ha sido un potente aliado para el mundo agrícola, no tiene el impacto que en su instante se debatió. En su momento se habló de un boom inmobiliario, turístico y de millonarias inversiones agroalimentarias. En la práctica eso no ha sucedido lamentablemente, centrándose en asegurar el riego del sistema Ancoa, Melado y Achibueno.