Aumento de producción frutícola

En cifras, el Maule produce el 30% de las frutas del país, solamente precedido por O’Higgins con el el 40%.

23 Agosto 2016   6   Editorial   Gustavo Alvarado

La Región del Maule se ha consolidado como la segunda productora de fruta, de acuerdo a un catastro realizado por el Centro de Información de Recursos Naturales financiado por la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) del ministerio de Agricultura.

El estudio da cuenta de la incorporación de nuevas especies, como avellanos y nogales, y un incremento de la superficie plantada que supera las 4 mil 500 hectáreas desde 2013 a este año.

En cifras, el Maule produce el 30% de las frutas del país, solamente precedido por O’Higgins con el el 40%.

Importantes cifras, que según el Ministro de Agricultura, Carlos Furche, “muestran que tenemos una agricultura sana, que seguirá siendo uno de los pilares del desarrollo de Chile”.

Estos datos ratifican la vocación agrícola de nuestra región, lo que deberá tender a la consolidación de un modelo de desarrollo que convierta a la zona en la anhelada potencia agroalimentaria.

Sin embargo, un tema sensible en esta materia lo constituye el uso de fertilizantes, lo que motivó a un grupo de parlamentarios a pedir al Ejecutivo establecer una nueva política tendiente a actualizar los requisitos legales y reglamentarios para la importación de este tipo de insumos.

En ese contexto, agricultores han denunciado en las últimas semanas una falta de regulación en el mercado de los fertilizantes luego de que el Instituto de Investigación Agropecuario detectara falta de solubilidad en algunos lotes de insumos.

De acuerdo al estatuto jurídico referido a los fertilizantes -que en su gran mayoría son importados- solo se exige que los productos se encuentren en ciertos y determinados nutrientes, sin embargo, la norma solo se queda ahí sin ahondar con otras características del fertilizante como lo es su solubilidad, elemento importante en materia de la actividad agrícola y calidad.

La agricultura nacional produce productos cereales como avena, maíz y trigo, verduras como cebollas, tomates, espárragos y habas y frutas tales como duraznos, manzanas, uvas, entre otras. “Tales productos a diario son puestos en la mesa de millones de personas a nivel mundial en mercados exigentes que requieren de lo mejor de la industria nacional, otorgándole a nuestros productos ese necesario valor de excelencia que nos distingue a nivel mundial”, argumentaron los parlamentarios.

Materia, como se ve, de gran importancia e interés general, por lo que las autoridades del sector deben poner ojo en ello y adoptar las medidas tendientes a regularizar una situación que podría tener negativos efectos especialmente en la exportación de los productos.