Aumento en casos de SIDA

Lo más importante tiene que ver con la educación que se entrega respecto a este tema desde la casa, no sacamos nada con tener intensas campañas a través de diversos organismos, si no lo hablamos a nivel familiar.

16 Agosto 2017   14   Editorial   Gustavo Alvarado

Una preocupante información dimos a conocer ayer en nuestro diario. Se trata del aumento de los casos de SIDA en la región del Maule.

 Datos alarmantes respecto a esta situación durante los últimos tres años, especialmente lo que está ocurriendo este 2017. El 2015 se registraron dos casos; siete el 2016 y este año a la fecha ya se han notificado 10. “Es decir, se superó largamente lo que se registró el año pasado”, así lo confirmó la seremi de Salud, Valeria Ortiz.

En tanto, respecto a la tasa de notificación de VIH (persona que porta el virus pero no tiene síntomas) estos últimos tres años es de 10 casos por cada 100 mil habitantes en el 2015; 7,4 casos por cada 100 mil habitantes el año pasado y en lo que va de este año van siete casos por cada 100 mil habitantes, siendo muy probable que este número aumente en lo que resta del año también. Es decir,   el 2015 tuvimos 103 casos de VIH; el 2016 se notificaron 77 casos y el 2017 llevamos 73 casos hasta hoy, siendo también muy posible que finalizado el año superemos la cifra del 2016.

Dentro de lo complejo de este escenario, es importante recalcar que también hay un aumento de la toma de exámenes, por lo tanto, hay mayor pesquisa.

Es cierto que hay un intenso trabajo de la Seremi de Salud, organismo que labora con la sociedad civil como universidades, Injuv y Sernameg. También se destacan diversas y permanentes iniciativas canalizadas en ferias informativas en los establecimientos educacionales. Pero lo más importante tiene que ver con la educación que se entrega respecto a este tema desde la casa, no sacamos nada con tener intensas campañas a través de diversos organismos, si no lo hablamos a nivel familiar. Es ahí donde nace el tema de la preocupación y el tener conciencia respecto a no contraer esta enfermedad. La conversación con los hijos es clave desde temprana edad. Obviamente, el mensaje que se entrega desde el hogar, se verá potenciado a través de lo que se enseña en el colegio y en las campañas de Salud. Claramente todo a su tiempo, dependiendo de la edad del menor, pero con estas estas estadísticas es necesario y obligatorio conversarlo.

La seremi de Salud, recalcó que si una persona, menor de edad o adulta, ha mantenido una conducta sexual de riesgo (sin preservativo), acuda a su centro de salud (o se inscriban) para solicitar el examen de rigor. Éste debe realizarse tres meses después de la relación sexual sin protección ya que ahí se conoce si es portador del virus. “Esto se hace en absoluta reserva de la identidad, los menores ya no necesitan el consentimiento de sus padres y de salir positivo es importante que se adhieran al control.” Importante lo aquí mencionado, sobre todo porque cada vez hay más contagios, solo entre el 2010 y el 2015 hubo 157 decesos.