Aún se sienten las réplicas

Estamos en presencia de un triste espectáculo, en el cual el fuego cruzado entre la Federación y la LNB no cesará tan fácilmente

18 Septiembre 2016   7   Editorial   Gustavo Alvarado

Un terremoto de gran magnitud azota al básquetbol chileno y afectaría a más de 50 clubes, entre los cuales destacan los representativos que militan en el campo rentado, como Español de Talca.

¿Razón? No existiría un acuerdo económico entre la Federación y La Liga Nacional (LNB). Por ahora, el certamen que debía arrancar el primero de octubre próximo estaría suspendido.

Y el CDO, canal que transmite los partidos de la liga, amenaza que en caso de no partir el campeonato, no cancelaría los valores adeudados por derecho de transmisión a los clubes que se encuentran bajo el alero de la LNB.

Aún se sienten las réplicas de aquel evento que se destapó durante la jornada del viernes último y que, seguramente, tendrá en alerta a todos los clubes, especialmente de aquellos que militan en la Liga Nacional.

Parece difícil creerlo, pero uno de los menos afectados sería Deportivo Español de Talca, porque a estas alturas no tiene contrato con jugadores extranjeros ni con el técnico. Sin embargo, la mayoría de las instituciones han hecho una fuerte inversión para potenciarse en una competencia que, a parte del campeón, tendrá ascenso y descenso.

En consecuencia, si no hay programa, el Quijote saldría ileso, no así las otras entidades que están obligados a respetar los contratos de sus jugadores, tal como debe hacerlo toda empleador del país.

Así se vive el presente de un deporte que ha tratado de mantenerse a través del tiempo, apostando a nuevas alternativas, pero que es de esperar que no se vuelva a vivir lo mismo que marcó el destino de la División Mayor de Básquetbol de Chile, que tuvo como sede la ciudad de Talca.

Ese organismo, que parecía insoluble, terminó desapareciendo porque cada club luchaba por sus propios intereses y no por mantener una organización sólida. Aquello terminó por pasarle cuenta y lo mismo podría ocurrir con la liga que, supuestamente, estaba llamada a profesionalizar una disciplina que, por lo menos, en esta región tiene a una gran cantidad de cultores.

Si bien la competencia debería arrancar el mes entrante, estamos en presencia de un triste espectáculo, en el cual el fuego cruzado entre la Federación y la LNB no cesará tan fácilmente, pese a que todo hacía pensar que estaba todo bien, pero la realidad demostró  otra cosa.

Mientras tanto, la gente de Español está a la espera de los acontecimientos para mover fichas en el mercado internacional, ya que necesita dos extranjeros y los costos, como lo han dicho los dirigentes, son elevados.