Austeridad fiscal

Estos ahorros dan una clara señal de la disposición de la actual administración

06 Abril 2018   9   Editorial   Gustavo Alvarado

El Gobierno dio a conocer esta semana el instructivo de austeridad fiscal con medidas de ahorro que se aplicarán en todos los ministerios, servicios, gobernaciones e intendencias, tanto a nivel nacional como regional.
La medida apunta a generar una serie de ahorros, que suman 122 millones de dólares por año, es decir del orden de 500 millones en cuatro años.
El Ministro de Hacienda, Hernán Larraín, destacó que “nosotros nos apretamos un poco el cinturón en el sector público, para poder financiar los programas sociales”.
Entre las líneas de gasto que se reducirán, sin afectar el funcionamiento de los servicios, están gastos de representación, viáticos, uso de vehículos y publicidad.
Dos de las áreas donde se darán los mayores esfuerzos de austeridad son contratación a honorarios y viáticos, viajes y comisiones de servicio. De los 122 millones de dólares, estas áreas representan más de la mitad, unos 66 millones. En el caso de honorarios, estos gastos entre 2013 y 2017 subieron casi 60%, lo que explica que gran parte del esfuerzo fiscal esté concentrado en estos ítems.
Para tener un orden de magnitud, en 2013 el gobierno central gastaba a en los ítems gasto en personal, bienes y servicios de consumo y vehículos mil 88 millones de dólares. Esta cifra subió a mil 418 millones en 2017, es decir, un 30% más. Con las medidas de austeridad anunciadas, se espera que este gasto sea solo 19% más que lo que se gastaba en 2013.
El ministro de Hacienda explicó que cada repartición tiene una unidad interna encargada de fiscalizar que el instructivo se cumpla. Esta unidad debe informar al Consejo de Auditoría Interna General del Gobierno (CAIGG), que cada trimestre deberá enviar un reporte de cumplimiento del instructivo al Presidente de la República y al ministro de Hacienda.
La autoridad agregó que el instructivo forma parte de un conjunto de medidas para equilibrar las cuentas fiscales.
Estos ahorros dan una clara señal de la disposición de la actual administración de reducir gastos y ponerse a tono con lo que la ciudadanía espera de las autoridades que no es otra cosa que servir y no servirse.
Sin duda, el monto no es significativo a nivel del presupuesto global del Estado, pero constituye un paso en la dirección correcta que debe complementarse con otras disposiciones y una mejor fiscalización a la evasión tributaria, donde hay recursos que serían de gran utilidad para lograr el equilibrio y superar el alto endeudamiento que sufren hoy las arcas fiscales.