Bajo precio de los berries

Linares y la Región del Maule dependen del campo. Por lo mismo hay que plantear soluciones, escuchar a los campesinos e idear estrategias que les permitan reorientar su trabajo en las próximas temporadas.

24 Diciembre 2016   7   Editorial   Gustavo Alvarado

El mundo campesino de la provincia de Linares está en vilo debido al bajo precio de los morones y la frambuesa, al extremo que en algunos rincones se han ido abandonando los cultivos.

El tema fue expuesto durante estos días al intendente regional Pablo Meza y el Seremi de Agricultura, Jorge Céspedes, participó de una reunión con agricultores en la localidad de Maitencillo, en la comuna de Yerbas Buenas.

“Sabemos que es un tema de privados pero siempre el Gobierno algo puede hacer. Hay mucha desesperanza en cientos de campesinos que optaron por estos cultivos. Hoy el precio es muy bajo en comparación a otros años. No está alcanzando ni siquiera para solventar los gastos”, comentó el consejero regional Rodrigo Hermosilla.

Desde la comuna de Colbún el agricultor Ricardo Ureta lamentó la nula respuesta de la clase política al bajo precio de los berries. “Este problema lo advertimos hace varias semanas y las reacciones han sido prácticamente nulas. Mucha gente ha optado por dejar el cultivo y hay pérdidas millonarias. Había mucha expectativa pero finalmente el bajo precio tiene a todo el mundo muy complicado. Además hay servicios que no tienen ninguna sensibilidad con el rubro agrícola”.

En este contexto reveló que la mora se está pagando a 200 pesos el kilo cuando el año anterior superaba los 500. “La situación es caótica porque es un precio muy bajo. Para cosechar uno gasta 170 pesos. O sea la ganancia bordea los 30 pesos por kilo y eso es una miseria”, enfatizó.

Ureta expresó que en materia de frambuesa la situación es más complicada “porque el año pasado el kilo bordeaba los 1.500 o 1.200 pesos. Hoy se está pagando 500 pesos e incluso hay plantas que ni siquiera están comprando. Es una situación delicada que solo trae pobreza al campo maulino”, añadió el dirigente.

Finalmente, pidió que el Ministerio de Agricultura dé respuestas y apoye a los campesinos. “Se viene una época difícil y de empobrecimiento. Los berries era nuestra opción para una mejor condición económica”.

Un asunto que agrava el problema es que hay comunidades que no tiene plantas de refrigeración que les permita mantener el fruto a la espera de un mejor precio. “Estamos apelando a todos los estamentos y buscando soluciones. Queremos saber si hay una sobreproducción o hay un acuerdo para pagar estos precios. La diferencia es sustancial en comparación a otros años”, señaló el dirigente PDC, Pablo Gutiérrez.

No conforme con lo anterior en varios supermercados de la capital el precio de la frambuesa bordea los 2.200 pesos los 125 gramos, lejos de lo que se le está pagando a los campesinos del Maule. Un tema que es necesario socializar y que la autoridad debe asumir como propio. Además es importante analizar otras áreas de trabajo dado que por lo observado podría haber un sobrestock de producción, principalmente de frambuesas, un producto que ha sido la “vedette” del agro durante los últimos años y que se ha masificado enormemente.

 Quizás llegó la hora de plantear otros desafíos y expandir acción de siembre, por ejemplo, en el maqui un fruto que crece solo en el campo y que es necesario profesionalizar dado el poder antioxidante que tiene y el alto consumo que experimenta entre los deportistas.

Linares y la Región del Maule dependen del campo. Por lo mismo hay que plantear soluciones, escuchar a los campesinos e idear estrategias que les permitan reorientar su trabajo en las próximas temporadas.