Balance final de incendios forestales

Las empresas privadas e instituciones públicas aumentaron sus recursos humanos y técnicos

23 Abril 2018   11   Editorial   Gustavo Alvarado

Positivas cifras arrojó el balance final de la temporada 2017-2018 de incendios forestales en la Región del Maule, por cuanto se redujo significativamente la superficie de bosques y plantaciones destruidas por el fuego, lo cual se traduce no sólo una disminución del impacto negativo en el medio ambiente, sino tambien trae consecuencias económicas relevantes para la industrial forestal.
Los datos actualizados asi lo demuestran. Según antecedentes de Conaf, a la fecha se registraron en la Región del Maule un total de 765 incendios, lo que significa un incremento del 23% en relación a la temporada anterior, donde ocurrieron 620 siniestros. Pero lo importante es que la superficie afectada fue de dos mil 698 hectáreas, cifra muy inferior a las 252 mil que se destruyeron en el periodo 2016-2017.
Lo mismo ocurrió con la empresa privada. En el caso del grupo forestal Arauco, las hectáreas afectadas del patrimonio propio alcanzan las 627, muy por debajo de las 72 mil hectáreas de plantaciones y 15 mil de bosque nativo dañadas en la temporada anterior. Ello se explica, en gran parte, por una importante inversión en recursos para el combate de incendios, con la incorporación de nuevas tecnologías para elcombate nocturno. A ello se sumó el trabajo de mil 300 brigadistas; el incremento en un 40% de la disponibilidad de agua; los mil 800 kilómetros de cortafuegos construidos en torno a las plantaciones y los 466 kilómetros de cinturones de protección que protegieron a 300 localidades rurales.
Lo mismo ocurrió con Conaf, por cunto dicha corporación dispuso en la Región del Maule de una fuerza de combate de 342 brigadistas, lo cual se etradujo en un incremento del 70% respecto a la temporada anterior. Todo ello permitió activar siete brigadas operativas que irán disminuyendo paulatinamente durante el año. También se reforzó el combate aéreo con tres helicópteros y dos unidades AT.
Pero no fue lo único, por cuanto tanto Conaf como las empresas forestales se coordinaron para llevar a cabo programas preventivos en comunidades rurales, además de una mesa técnica regional y la instalacion de un comité de riesgos eléctricos, donde participaron empresas de generación y transmisión.
En paralelo, la Fiscalía Regional del Maule activó tempranamente un comité de investigación de incendios forestales, donde tuvieron un rol importante entidades como Carabineros, PDI, Onemi, Conaf y SEC. Todo ello buscó facilitar la investigación de los casos en que existieran indicios de intencionalidad, para determinar origen y punto de inicio. Por todo ello, se espera que algo similar ocurra con las próximas temporadas.