Balance negativo en Linares

El cierre de la planta azucarera Iansa, cuyo impacto poco a poco se comienza a sentir en la zona, representa una señal extremadamente grave y difícil de revertir.

29 Diciembre 2018   10   Editorial   Gustavo Alvarado

El año 2018 se va con un balance negativo para el Maule sur, y la necesidad urgente que el nivel central como regional impulsen políticas de desarrollo potentes en diversas áreas del quehacer para darle un respiro a los habitantes de las provincias de Linares y Cauquenes.
El cierre de la planta azucarera Iansa, cuyo impacto poco a poco se comienza a sentir en la zona, representa una señal extremadamente grave y difícil de revertir. La mayoría de los trabajadores fueron desvinculados y quienes tenían una relación indirecta se quedaron con las manos vacías, obligando a incursionar en otras áreas o sencillamente emigrar.
Las autoridades se podrán defender indicando que se trata de un problema de privados, pero en la práctica el fin de esta compañía -la única industria con historia local- sella un año doloroso para cientos de familias y marca la historia de la Villa de San Ambrosio.
Al fin de la Iansa hay que agregar una serie de casos policiales de alta connotación pública que se mantienen en el más completo enigma y que representan un desafío para el Ministerio Público como para los organismos auxiliares, principalmente la Policía De Investigaciones y Carabineros de Chile.
El deceso de Catherine Vásquez Muñoz y Adriana Rosales son parte de este historial de verdaderos puzles policiales. A ellos se suma el asesinato de un joven, Ignacio Canales Hernández en avenida Presidente Ibáñez con Serrano. Sus familias claman por verdad y justicia, mientras se esperan resultados y pericias encomendadas a organismos especializados.
La muerte de la ex funcionaria municipal y madre de una hija representa un verdadero misterio. Mientras la hipótesis del suicidio es defendida por la PDI la familia, a través de Camilo Muñoz, insiste en que su hermana fue asesinada y que es necesario apelar hasta la última instancia para llegar a los responsables. Por esta causa hay acciones judiciales en curso.
En materia de desarrollo la zona vio materializada escasa inversión pública y privada, con la ilusión que durante 2019 puedan concretar una importante batería de proyectos para el bien de las distintas comunidades.
Linares seguirá soñando con el Estadio Atlético, el mega hospital, los centros de salud de Parral y Cauquenes, el mejoramiento del trébol de acceso, la intervención del eje Carmen-Maipú-Januario Espinoza, los embalses Longaví y Ancoa Original, entre una multitud de obras que esperan por financiamiento. A eso se suma el famoso proyecto de “mall para Linares”.
Pero cómo todo no es negativo. No podemos dejar de mencionar en el balance el título nacional del vóleibol, deporte que engrandece a esta tierra y lo coloca en lo máximo de esta disciplina.