Brote de Coqueluche

Es importante seguir rigurosamente los calendarios de vacunación, desechando tendencias que llaman a no hacerlo.

06 Octubre 2017   6   Editorial   Gustavo Alvarado

Esta semana se ha conocido la lamentable noticia sobre el fallecimiento de tres lactantes en la ciudad de Talca producto de la enfermedad llamada Coqueluche, también conocida como tos convulsiva o tos ferina. Asimismo, se ha confirmado la existencia de 17 casos en la región en lo que va del año. Todo ello llama a la preocupación de la ciudadanía y las autoridades.

Frente a ello, el comité de expertos del Ministerio de Salud determinó declarar brote por Coqueluche en la comuna de Talca. Para tomar esta determinación se tomó en cuenta la fuente de infección está relacionada con posibles contagios entre los casos y/o con personas portadores de la patología. En este caso, los tres lactantes fallecidos habían nacido en la misma clínica.

La seremi de Salud, Valeria Ortíz, destacó que se tomaron todas las medidas para proteger a la población expuesta. “Estamos realizando entrevistas a los nexos más cercanos de los casos registrados para identificar contactos de riesgo y realizar bloqueo epidemiológico (entrega de antibióticos a los posibles contactos de riesgo)”, dijo la autoridad.

El  coqueluche es una enfermedad infecciosa  bacteriana respiratoria aguda, causada principalmente por la bacteria Bordetella pertussis. En el país, se ha desarrollado un aumento de casos en lactantes menores de 6 meses los últimos años. En la Región del Maule, en 2017 se han confirmado 17 casos de Coqueluche.

Para enfrentar este mal el método de prevención más eficaz es la vacuna, administrada también a niños y niñas, durante los primeros meses de vida (2, 4, 6 y 18 meses), y durante la etapa escolar (1° y 8° básico). La protección en los lactantes se alcanza después de la tercera dosis de vacuna, que corresponde a los 6 meses de vida.

Se trata de una grave situación que amerita una profunda investigación para determinar cómo y dónde se produjo el contagio. Asimismo, es menester aclarar si la información entregada por los prestadores de salud a las autoridades sanitarias fue correcta y completa, como ameritaba una situación de esta envergadura que cobró la vida de tres recién nacidos.

La responsabilidad social es clave a la hora de participar en la entrega de prestaciones de salud y sería extremadamente complejo que se haya ocultado información sobre esta materia, ignorando los protocolos que existen.

Recién la próxima semana se podría determinar con exactitud lo relacionado con este triste episodio, pero es importante adoptar desde ya las medidas urgentes para evitar males mayores.

Aquí es clave la actitud de los padres en torno a poner atención a los síntomas que podría presentar un menor y acudir de inmediato a los centros de salud.

Asimismo, es importante seguir rigurosamente los calendarios de vacunación, desechando tendencias que llaman a no hacerlo. La salud no es un juego y las consecuencias de una actitud negligente en este tema pueden ser lamentables.

A raíz de este brote, se ha llamado también a que las embarazadas de 28 semanas y más se vacunen contra el Coqueluche, con el objetivo de que la inmunidad que logra la vacuna sea traspasada al futuro hijo a través de la placenta y la lactancia.