Buenas noticias para las pymes

Hay un abuso de posición dominante por parte de los mayores conglomerados

18 Mayo 2018   5   Editorial   Gustavo Alvarado

Uno de los principales problemas que enfrentan las pequeñas y medianas empresas (pymes) es el retraso en el pago de sus servicios o productos por parte de las grandes cadenas, que muchas veces difieren estas obligaciones por 90 e incluso 120 días, generando una muy compleja situación financiera a estas entidades.
Las pymes son el 98,5% del total de empresas de nuestro país, alcanzando cerca del millón de unidades productivas. Además, genera alrededor del 70 por ciento del empleo y producen el 40 por ciento de los bienes y servicios.
Sin duda que hay un abuso de posición dominante por parte de los mayores conglomerados, lo que podría ser remediado por una serie de indicaciones sustitutivas al Proyecto de Ley de Pago Oportuno, que buscan principalmente mejorar las relaciones entre las empresas —principalmente las pequeñas y medianas— y sus proveedores, entregándoles un mayor grado de certezas, impactando de esta forma en un mayor grado de inversión y, por ende, en el crecimiento del país.
La miniciativa fue dada a conocer por el Presidente de la República, quien apuntó que “vamos a acotar los plazos de pago de las facturas a un máximo de 60 días, y a partir de ese día 60 -o menos, si las partes así lo convienen- se van a empezar a devengar intereses en favor de quien vendió el producto o el servicio, independientemente del tipo de empresa que se trate, sean de un sector o de otro”, recalcó el Mandatario. Sin embargo, aclaró que, dada la estrecha situación fiscal que heredó el Gobierno, el sector público tendrá un plazo de tres años para ajustarse a esta ley.
También se limitará el cambio del valor original de la factura, una vez aceptada por parte del comprador. Después de 8 días de aceptada la factura, no se van a aceptar notas de crédito y se buscarán otros mecanismos si hay que hacer compensaciones. Esto dará certeza en el plazo y monto de la factura.
A partir del día convenido, y no más de 60 días máximo, la factura devengará intereses y se incorporará en la deuda de la empresa. Por ello, el uso del IVA crédito fiscal sólo será posible después del pago de la factura.
Se generará información pública sobre el comportamiento de pago de empresas, de forma de que aquellas que pagan en forma oportuna se vean reconocidas por la ciudadanía.
El Presidente Piñera destacó que este proyecto trae principalmente dos grandes ventajas. Por un lado, mejora las relaciones entre las empresas y sus proveedores, porque establece condiciones más simétricas y elimina fricciones que hoy día ocurren; mientras por el otro lado impacta en el costo de financiamiento de las pequeñas y medianas empresas.
De acuerdo a los cálculos del Ejecutivo, si se lograra una rebaja de 20 días en el plazo del pago, esto significaría un alivio financiero de más de 80 millones de dólares para las pequeñas y medianas empresas.