Buenas señales para el empleo

Durante este trimestre se crearon en la región más de 14 mil 400 puestos de trabajo, de los cuales el Maule Sur generó unos 10 mil cupos, mayoritariamente para mujeres.

02 Noviembre 2018   3   Editorial   Gustavo Alvarado

Las últimas cifras de desempleo entregadas por el INE a nivel regional, especialmente en el caso de la provincia de Linares, permiten dar una mirada positiva al siempre complejo proceso de empleabilidad. Más aún, en el caso del Maule Sur, después del traumático cierre de la planta de Iansa. A lo que se suma, a nivel regional, los casos de cierre de las empresas Fideos Suazo en Curicó y Edelma en Cauquenes.
En Linares, provincia históricamente afectada por altas tasas de cesantía, las cifras confirmaron una tendencia a la baja en el desempleo. Linares registró en el trimestre móvil julio-septiembre un índice de 7,2 puntos porcentuales, lo que se traduce en una disminución de 1,7 puntos respecto a igual fecha del año pasado, y 0,1 en comparación al trimestre anterior del 2018.
Otro antecedente aportado por las autoridades fue que durante este trimestre se crearon en la región más de 14 mil 400 puestos de trabajo, de los cuales el Maule Sur generó unos 10 mil cupos, mayoritariamente para mujeres.
A nivel regional, la tasa de desocupación en el trimestre señalado llegó a un 6,1%, lo que implica un aumento de 0,3 puntos porcentuales respecto del mismo trimestre del año pasado, aunque la cifra se ubicó por debajo de la media nacional y bajó 0,1 puntos en comparación al trimestre anterior.
El intendente Pablo Milad analizó de buena manera estos antecedentes, en especial en el caso del Maule Sur. “Hay que considerar que los peores meses son los de julio a septiembre. Esto indica que vamos por muy buen camino como resultado de un trabajo de fondo que estamos realizando constantemente y que, de cierta forma, ha mitigado la visión negativa respecto a la provincia de Linares”, dijo la autoridad, evidenciando que las cifras deberían mejorar aún más considerando que se viene la temporada alta de actividad agrícola.
A este panorama se suma el trabajo desarrollado para apoyar a quienes perdieron sus puestos de trabajo producto del cierre de Iansa, Suazo y Edelma. La última iniciativa, dada a conocer durante la semana, fue la firma de un convenio para que el Centro de Sicología Aplicada de la Universidad de Talca desarrolle un programa de actividades de apoyo a estas personas desvinculadas.
Así, todo suma y la Región del Maule, sus trabajadores y trabajadoras, miran con mayor optimismo su futuro laboral.