Cambios a la ley y veredas en mal estado

Los accidentes en las calles son reiterativos y afectan especialmente a los adultos mayores

08 Octubre 2018   4   Editorial   Gustavo Alvarado

Son incontables los casos de personas de todas las edades, especialmente, adultos mayores, que sufren graves secuelas por caídas accidentales en las calles atribuidos a las veredas en mal estado. Estos hechos, aunque pueden parecer aislados, pueden acarrear consecuencias económicas para las municipalidades, instituciones que están a cargo de velar por el buen estado de los bienes de uso público.
Así ocurrió con el caso de una señora de 71 años, domiciliada en Talca, quien en febrero del año pasado sufrió un accidente al momento en que transitaba por la calle 1 Sur, entre 5 y 6 Oriente, en la capital regional. Ocurre que una tapa de fierro estaba suelta y la peatón, obviamente sin advertir esta situación, cayó al suelo y sufrió una fractura en la muñeca de la mano derecha, además de otras lesiones y contusiones.
Contrariamente a lo que ocurre en la mayoría de estos accidentes, la víctima no se quedó de brazos cruzados. Después de que fuera atendida por médico privados, lo cual derivó en una operación y posterior reahabilitación, esta persona se hizo asesorar legalmente y presentó una demanda en contra de la muincipalidad de Talca, bajo el concepto legal de falta de servicio por negligencia inexcusable de esta entidad pública.
El resultado fue que dicha demanda fue acogida en las tres instancias legales donde se tramitó por un año y medio, hasta que en fecha reciente, la Corte Suprema emitió sentencia definitiva e inapelable, condenando a la municipalidad de Talca al pago de una indemnización por daño material y moral que suma poco más de 14 millones de pesos.
Lo más preocupante es que no es un caso aislado, porque en agosto pasado, otro adulto mayor se vio afectado por una severa caída accidental en la Plaza de Armas de Talca, luego que tropezara con un fierro incrustado en el suelo, el cual no fue retirado a tiempo por la empresa que instaló las carpas para realizar el evento de la Fiestas Costumbrista del Chancho Muerto.
En el tema de fondo, el tema de las veredas en mal estado ha motivado reiteradas quejas de los alcaldes, quienes alegan que deben realizar trámites incontables ante el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) para efectuar reparaciones. Pero todo eso se va a acabar prontamente, cuando el Congrezo apruebe cambios a la ley de pavimentación que autoriza a las municipalidades a actuar de forma autónoma en esta materia.
Es decir, ya no quedan excusas para que los alcaldes cumplan con una responsabilidad fundamental, porque de lo contrario, se verán expuestos a millonarias demandas.