Casos de presunta desgracia

(…) de acuerdo a estadísticas policiales, cada día se conocen 80 denuncias por presunta desgracia en el país.

25 Febrero   9   Editorial   Gustavo Alvarado

Desde hace aproximadamente una semana que se sabe de la búsqueda de un joven participante de un docureality exhibido hace algunos años en la televisión abierta. El muchacho permanece desaparecido, aparentemente, en la zona fronteriza de Chile con Bolivia. Se trata del último caso que mediáticamente se conoce de alguien desaparecido.
Casos como este, se suman, por ejemplo, al de Kurt Martinson, extraviado en noviembre de 2014 en San Pedro de Atacama, o de Fernanda Maciel, que ya cumplió más de un año desaparecida y cuyo caso ha sido ampliamente difundido últimamente en los canales de televisión. En nuestra zona, un miembro del Ejército de la Región Metropolitana se encuentra extraviado en el sector precordillerano maulino y los operativos de búsqueda han sido intensos.
En el registro de la Policía de Investigaciones, en la sección de búsqueda de personas, que se encuentra alojada en el sitio web de la institución, hay 200 fichas de hombres y mujeres desaparecidas. De ellas, 14 corresponden a la Región del Maule. Hay de aquellos cuyo rastro se les perdió en un margen de tiempo más reciente (meses), pero otros casos en que los años han pasado (hasta aproximadamente dos décadas) sin resultado alguno.
Si seguimos ahondando en el tema, de acuerdo a estadísticas policiales, cada día se conocen 80 denuncias por presunta desgracia en el país. Ante esto, ¿es posible establecer una serie de medidas para agilizar la búsqueda de las personas desaparecidas? Al parecer, en la actualidad, las medidas que se adoptan para dar con el paradero de aquellos que se encuentran inubicables son insuficientes.
En nuestro país no existe una calificación de presunta desgracia, entendiéndose por tal “la pérdida o extravío, temporal o permanente de una persona natural, de quien se ignora su paradero y a quien le podría haber ocurrido una desgracia”. Sin embargo, en términos jurídicos, la presunta desgracia no se encuentra clasificada como figura penal, por lo tanto, no constituye crimen, simple delito o falta ni un cuasidelito.
Una moción presentada en el Senado busca precisamente que se agilice la búsqueda de personas. Propone, entre otras cosas, incrementar la difusión a través de la publicación de una fotografía reciente de la víctima en lugares de alta concentración de público y por medios de los canales de televisión.
Pero, en el fondo, la necesidad está en otorgar facultades especiales a los fiscales que conozcan de los casos de presuntas desgracias, pudiendo requerirlas de forma inmediata a los respectivos tribunales, todo en el marco de que existan indicios de que hay riesgo en la vida o integridad física de la persona.