Cauquenes en alerta por incendios y crisis hídrica

Cuidar los recursos es una responsabilidad de toda una comunidad, no sólo de las autoridades.

18 Noviembre 2016   5   Editorial   Gustavo Alvarado

 En las últimas semanas, en Cauquenes el ulular de las sirenas de los bomberos se ha hecho habitual, al tener que acudir a apagar el incendio de pastizales. Hecho que se acentúa a medida que el calor aumenta. Por tanto se hace indispensable que la comunidad tome conciencia de esta situación, que se responsabilice y evite prender fuego en lugares donde el viento, el pasto seco y otros factores hacen que sea propicio para generar grandes incendios.

El daño ocasionado por el fuego incontrolado no sólo ha afectado a las empresas forestales, sino que a miles de hectáreas de vegetación, fauna nativa y a la propiedad privada, donde incluso se suma la pérdida de vidas humanas, de aquellas personas que tienen en esos sectores su morada.

Esta zona, al igual que otras localidades, los efectos de la sequía son graves, incluso algunos expertos hablan que es la “más seca” de los últimos 60 años. Hace unos días, el Gobierno Regional hizo entrega de dos camiones aljibes a la Municipalidad de Cauquenes, los cuales se sumarán al trabajo que desarrolla el resto de la flota que recorren los sectores rurales entregando agua no sólo para los animales, sino que también para el consumo humano, el cual se ha visto afectado por la falta del líquido vital.

Por tanto, es preciso sensibilizar la problemática situación que afecta a los cauqueninos si bien el gobierno a través de sus distintos servicios están entregando metros de manguera, estanques de mil litros para agua, entre otras medidas para asegurar la distribución del líquido vital.

Pero si no hay agua, ese tipo de acciones no suplen la necesidad real. Esta crisis se pudiese aprovechar para entregar una ayuda más efectiva, de largo plazo, tal como un apoyo que les permita construir pequeños tranques donde pudiesen acumular el agua de lluvia; además de educar y capacitar a la comunidad sobre el cuidado que “debemos” tener con el escaso elemento.

Largas extensiones con pastizal seco, más la crisis hídrica que afecta a la zona, hace imprescindible que se realicen campañas educativas que permitan prevenir los incendios y prevenir el mal uso del agua.

Cuidar los recursos es una responsabilidad de toda una comunidad, no sólo de las autoridades. Aunque éstas tengan un rol relevante, pues son ellos quienes pueden exponer a nivel central, los daños ocasionados por la sequía en esta zona campesina y rezagada.