Cauquenes se prepara para incendios

Es incalculable el daño ocasionado por el fuego incontrolado, que afectó a la zona durante el verano pasado

14 Diciembre 2017   7   Editorial   Gustavo Alvarado

En las últimas semanas, en Cauquenes el ulular de las sirenas de los bomberos se ha hecho habitual al tener que acudir a apagar múltiples incendios de pastizales. Hecho que se acentúa a medida que el calor aumenta. Por tanto, se hace indispensable que la comunidad tome conciencia de esta situación, que se responsabilice y evite prender fuego en lugares donde el viento, el pasto seco y otros factores hacen que sea propicio para generar grandes siniestros.
Es incalculable el daño ocasionado por el fuego incontrolado, que afectó a la zona durante el verano pasado, donde miles de hectáreas de bosques, de vegetación, de fauna nativa y casas, fueron arrasadas por los incendios.
Largas extensiones con pastizal seco hacen que aumenten las probabilidades de que ocurran incendios. Por tanto, es imprescindible informar y educar a la población para prevenir.
Tras las más de 290 mil hectáreas inutilizadas en el Maule producto del fuego, el esfuerzo para evitar mega incendios rurales involucra a representantes del sector público y privado de la provincia.
Desafío no menor, si pensamos que se realiza en medio de las obras de reconstrucción y reimpulso de la actividad forestal. Por tanto, se hizo esencial fortalecer la mesa técnica que integran autoridades, sociedad civil, instituciones públicas, empresas eléctricas, las policías, bomberos y las pequeñas, medianas y grandes empresas forestales.
Es así como la Corporación Chilena de la Madera ha incentivado el desarrollo de un plan integral coordinado que ayude a reducir la ocurrencia de siniestros, disminuir la propagación, fomentar la auto protección y, además, que apoye las tareas de investigación y conocimiento para una acción oportuna y colaborativa.
Solo el trabajo sostenido, además del compromiso de todos los actores involucrados, permitirá que esta estrategia rinda sus frutos. Una gestión certera, por parte de las autoridades, será involucrar a los municipios, empresas, dirigentes sociales y comunidad. Sólo así se podrá evitar un verano sin incendios.