Censo en Cauquenes

Ahora es el Estado que deberá hacer un buen uso a la información obtenida, respondiéndole con la implementación de acciones que mejoren la calidad de sus vidas.

20 Abril 2017   12   Editorial   Gustavo Alvarado

Pasada las 07.00 horas, se inició el proceso del Censo 2017, con la llegada de los encargados de las sedes censales, donde muchos censistas fueron más puntuales que supervisores y jefe zonales. Pese a las descoordinaciones del martes 18, donde muchos funcionarios públicos no aparecían en las nóminas de censistas, pese a haber participados en las capacitaciones, se logró revertir el “impasse” e iniciar el trabajo a partir de las 09.00 horas.

Muchos profesores, funcionarios municipales, funcionarios del Hospital, incluyendo médicos especialistas y al Director del establecimiento, y otros servicios públicos, se sumaron a los jóvenes estudiantes para empezar a recorrer y cumplir el rol de “censista”.

Si bien las preguntas eran bastante acotadas, tanto así que no se incluyó ninguna pregunta para saber si en un familia había una persona en situación de discapacidad,  a pesar de que sí se les incluyó en algunas comunas a jóvenes con síndrome de down como censistas. Este hecho contradictorio da para pensar que el Censo que se vivió no es inclusivo, lo que es imposible no cuestionar y preguntar el cómo va a mejorar, por ejemplo, las políticas en materias de salud hacia ellos, si no se les incluyó.

Sin duda, en los próximas semanas se dará una respuesta tanto a esta inquietud, como a otras que surgieron durante la ejecución de este tan importante levantamiento de información, el cual permitirá proyectar hacia dónde irán las acciones del Estado, para mejorar el nivel de vida de todas y todos los chilenos.

La jornada en Cauquenes se vivió de manera tranquila y entusiasta, a pesar de que algunos “voluntarios” se perdieron en los territorios, a pesar de que algunos mapas de las zonas censales eran bien distinto a la realidad; a pesar de que cerca de las 20 horas poblaciones bien pobladas faltaban por censar; la experiencia fue valiosa, por la disposición no sólo de quienes asumieron el rol de aplicar el censo, sino que se valora la disposición y responsabilidad de las familias que abrieron las puertas de su hogar, entregaron los datos y brindaron una conversación de grata acogida. Una forma de demostrar el compromiso con el país, ahora es el Estado que deberá hacer un buen uso a la información obtenida, respondiéndole con la implementación de acciones que mejoren la calidad de sus vidas.