Cifras alarmantes

Cada uno tiene la responsabilidad de conducirse adecuadamente en las carreteras y cumplir las disposiciones vigentes

03 Enero 2018   17   Editorial   Gustavo Alvarado

Durante el fin de semana de Año Nuevo, un total de siete personas perdieron la vida en accidentes de tránsito en la región, cifra que más que duplica la del 2016. A nivel país, hubo 24 víctimas fatales en más de 800 accidentes vehiculares.
Sin duda, se trata de una cifra muy preocupante, considerando que se está iniciando el periodo de vacaciones de verano, lapso en que miles de personas se trasladan por las carreteras y caminos del país para disfrutar de sus días libres.
En las rutas de la región, ya se observa gran cantidad de automóviles particulares, camionetas, motos y buses que transportan a miles de veraneantes. Por ello, se hace muy necesario adoptar las medidas de seguridad destinadas a que las vacaciones no terminen en tragedia.
De acuerdo a una serie de estudios, uno de los puntos de mayor riesgo es la Ruta Cinco Sur, en el tramo entre Santiago y Talca. Por ello, la idea es conducir con responsabilidad y evitar imprudencias mientras se maneja, como usar el teléfono celular, leer o enviar Twitts, revisar Facebook u otras redes sociales, fumar, comer, manipular equipos electrónicos, ir exceso de velocidad y el consumo de alcohol.
Por ello, son claves la responsabilidad individual y el autocuidado. Es sabido que está prohibido conducir bajo la influencia del alcohol y que constituye un delito gravísimo. El exceso de alcohol es una de las principales causas de muerte evitables en el mundo. En Chile, uno de cada 10 casos fatales en mayores de 15 años, son atribuibles al consumo de esta sustancia.
Lamentablemente, no existe aún la conciencia requerida sobre esta materia y varios de los casos de muertes registrados este fin de semana fueron producto de ello.
Sin embargo, también los peatones deben estar atentos a las condiciones del tránsito y cruzar por sectores permitidos. Es usual ver cómo personas, incluso con menores de edad, se aventuran en las carreteras, muchas veces con lamentables resultados.
Asimismo, los ciclistas deben seguir las normas del tránsito y circular con precaución y con el equipamiento debido, dado que es frecuente ver a personas sin cascos, chalecos reflectantes y otras medidas de seguridad, circulando de forma temeraria.
Pero también hay otros factores, como el mal estado de la señalética carretera, materia en la cual las autoridades deben tomar cartas, pues muchas veces, están borradas las indicaciones por grafitis y son ilegibles.
En definitiva, cada uno tiene la responsabilidad de conducirse adecuadamente en las carreteras y cumplir las disposiciones vigentes. No debería ser necesario que las autoridades estén repitiendo una y otra vez algo que debe ser sabido por todos.